Alma mater – Angustiosa convivencia

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

En una cartelera la nuestra tan sobrepoblada de películas estadounidenses, francesas o, lógicamente nacionales, es siempre muy agradecido poder saborear propuestas de otras geografías. En estos meses de calma, sin grandes propuestas mediáticas, es un momento perfecto para hincarles diente. La película que nos ocupa, aún siendo belga, presenta una clara identidad de Oriente Próximo por su argumento y por el idioma de sus personajes. Hablamos del filme Alma mater, condecorado con los Premios del Público de la Sección Panorama del Festival de Berlín, del Festival de Sevilla y del Festival de Copenhague durante el 2017. Una película de atractivo reparto e inquietante premisa, y precedida por un buen recibimiento crítico y social. Hiam Abbass es una actriz excelente, y su sola presencia es suficiente motivo como para que una película merezca la pena. El listado de películas de interés a ver en las salas era amplia, pero al poder disfrutar tempranamente de Isla de perros pude finalmente ir a descubrirla a los Cines Renoir. Y visioné una película excelente, de las mejores que llevamos del año, que superó ampliamente mis expectativas. Su argumento, duro por mera temática, bordea pero nunca llega a ser el dramón social que temíamos pudiera ser en base a la sinopsis. Ofrece sobre-énfasis en los momentos dramáticos y maniqueismo en la representación de las amenazas, pero también estupendas interpretaciones y una medidísima construcción del espacio y del tempo. Muy recomendable. 

Abou Monzer (Mohsen Abbas) es un anciano sirio que vive en un apartamento humilde, desde el que observa tras el cristal la incierta y convulsa situación del exterior. Halima (Diamand Bou Abboud) se prepara en una habitación, ya con las maletas preparadas, para abandonar esa noche la zona conflictiva en un coche contratado con su bebé y su marido, que tendrá que salir esa misma mañana. La cuidadora (Juliette Navis) de la casa de Oum Yazan (Hiam Abbass), Delhani, le comunica a esta que ha visto una desgracia en la puerta de su casa. Pronto veremos que todos estos personajes están recluidos en el mismo apartamento, en el barrio de Mazzeh de una Damas desolada, bombardeada constantemente y tiroteada durante la guerra civil siria. Un relato pequeño y comprimido de un grupo amplio de personajes dispares, de variados vínculos, adaptados a un angustioso día a día de supervivencia al límite. Con las puertas trabadas, deberán racionar al máximo sus recursos y mantener el orden entre ellos para poder convivir y guarecerse ante las constantes amenazas, tanto bombardeos como potenciales intrusos. Una manera minimalista, asceta pero trepidante de acercarse a un drama social de alta magnitud. La realización, que enmarca el espacio para ir sorprendiendo siempre al espectador con las dimensiones de la casa y la colocación de cada uno en cada momento, es muy fina, contribuyendo a mantener la incertidumbre y lograr escenas de tensión notables. Y el uso de la música, leve y pausado, aporta ese toque de tristeza a la tragedia que subyace en el tono de suspense. Y si algo brilla ante todo son las tres actrices principales, que hacen un trabajo extraordinario. Varios frentes abiertos que, en conjunción, brindan un filme amargo y desgarrador que, pese a su dureza, nos absorbe sin dificultad, manteniéndolo gracias a un ajustado metraje en el que no decae el ritmo. 

Si bien logra esquivarlo durante gran parte del metraje, Van Leeuw irrumpe en las últimas escenas en un morbo un tanto burdo. La amenaza siempre es real, pero su naturaleza y su implicación con nuestros personajes quedan relegadas a un segundo plano. Y los rudos hombres que se adentran en el hogar son unos matones odiosos y planos, que someten a Halima a una escena en la que ella se luce dramáticamente pero a que nivel narrativo se siente tosco, regodeada en el sufrir. Y parte del conflicto entre Oum y Halima, pese a estar delimitado y trazado desde el inicio, se siente innecesariamente acrecentado. Y si estas mujeres están bien descritas, no podemos decir lo mismo del resto de inquilinos. Una falta de sustancia que, en fin, tan sólo la resiente de pasar de ser una muy buena película a filme magistral. 

Tensa, contundente y contenida, Alma mater es un ejercicio con miras al folleto de denuncia pero extraordinario en su construcción dramática, desarrollo de personajes y puesta en escena. Un encierro a contrarreloj. 

  • Título: Alma mater/Insyriated
  • Dirección: Philippe Van Leeuw
  • Guión: Philippe Van Leeuw
  • Actores: Hiam Abbass, Diamand Bou Abboud, Juliette Navis, Mohsen Abbas, Moustapha Al Kar
  • Dirección de Fotografía: Virginie Surdej
  • Música de: Jean-Luc Fafchamps
  • Estreno: 13 de abril de 2018
  • Duración: 87 minutos
  • Web Oficial: http://surtseyfilms.es/peliculas/alma-mater-insyriated/
  • Nota: 7,8/10

Deja un comentario