Zumiriki – Retiro contra el olvido

En 2020, Cine, Críticas por Néstor Juez1 Comentario

El universo audiovisual patrio, por mucho que no disponga de una industria fuerte o una audiencia fiel, es tan insondable que necesitamos de la prescripción de los más prestigiosos festivales de cine para saber de la existencia de algunas voces cinematográficas. Si algo ha quedado dilucidado durante este aciago 2020 es que el nivel de la sección Orizzonti del Festival de Venecia 2019, ampliamente superior a la oficial. Una pena que sea una sección que pase tan desapercibida a nivel mediático, pues la gran mayoría de las películas que allí se exhiben no reciben después estrenos comerciales y quedan enterradas en el olvido. De ella sonsacamos la película de la entrada de hoy, la cual además fue proyectada en el pasado Festival de Sevilla y nominada al Feroz a Mejor Documental. Se trata de la sorprendente Zumiriki, segunda película del realizador vasco Oskar Alegria. Un oasis fílmico en el panorama ibérico que, gracias a Cineteca, se proyectó durante unos días en Madrid. Un filme rodeado de misterio y envuelto en una vitola de proyecto personal. Trabajo cuyas características deberían alejar a priori a la mayoría del público, pero que a servidor despertaban cuando menos curiosidad. Y no puedo sino transmitir mi regocijo ante lo que me ofreció este largometraje, una propuesta extremadamente rica. Un homenaje familiar de frutos plásticos modestos y algo de pretenciosidad en su texto, pero extremadamente sentido y creativo. Un ejemplo en el que mirarse para dar un paso adelante y dar realidad fílmica a toda idea que nos asedie. Cine personal, y sumamente real. 

Oskar Alegria sigue recordando sus días de infancia en compañía de su abuelo. Días de cariño, naturaleza y estío en un entorno único: una cabaña recogida en una pequeña isla en un río; un zumiriki. Un territorio destinado a perderse en el olvido al que decide volver en un prolongado naufragio autoimpuesto. Un solitario viaje interior de reencuentro con la naturaleza y con su pasado. Un encierro voluntario en soledad en el bosque, rodeado de recuerdos, animales y naturaleza. Diario e impresiones verbales, escritas y registradas en cámaras. Puesta en escena casera de ideas e impresiones personales, reflexiones abiertas en forma de película árbol, llena de metáforas y analogías a pequeña escala. Dibujos en paredes, escritos, citas sobre-impuestas en pantalla. Audios ajenos, radio, planos nocturnos. El mundo agreste domado y domesticado, lo salvaje integrado en un hogar familiar y vacío, abierto a ser poblado por la subjetividad de Alegria. Un cuaderno de bitácora que toma forma fílmica, pero sin perder la esencia literaria del escrito hagiográfico del realizador. Capítulos, animales salvajes, rutina forestal y una perpetua melancolía lírica. Una abundancia de ingenio y sentimiento que gradualmente nos atrapa. Una convivencia de meses en la que el náufrago nos implica en sus inquietudes y nos induce con fluidez en su mundo interno. 

Como película casera rodada con  medios domésticos, sus cotas plásticas y formales son evidentemente limitados, y su acabado a nivel global resultará sin duda insuficiente a la cinefilia más exigente. No deja de ser un documental modesto cuasi ensayístico encerrado en sí mismo, ombliguista e incluso pretencioso. No deja de ser un filme que sublima y sofistica a nivel intelectual vivencias e impresiones un tanto mundanas. Siempre es pertinente el dilema que suscita ver un proyecto que parecería mas dirigido a familiares y a un círculo más íntimo que a la audiencia del mundo. Es una propuesta fresca, libre de esquemas y modelos habituales y sorprendente en su estructura, pero fía el asombro y la singularidad a un montaje un tanto extenso. No me  malinterpretéis, ninguna de estas reservas hacia el fondo filosófico de la cinta nieguen que se trate de un estupendo trabajo. Toda una sorpresa en el cine patrio, y sin duda una de nuestras películas más genuinas de los últimos años. Pero tampoco debemos por ello perder la cordura y adjudicarle el trato de las grandes películas. 

Poética, íntima y melancólica, Zumiriki abre nuevas vías en el cine documental, y transita un relato fílmico tan ingenioso como efectivo y conmovedor. 

  • Título: Zumiriki
  • Dirección: Oskar Alegria
  • Guión: Oskar Alegria
  • Actores: Oskar Alegria
  • Dirección de Fotografía: Oskar Alegria
  • Música: Reconstrucciones sonoros y fragmentos de contenidos radiofónicos
  • Estreno: 24 de septiembre de 2020
  • Duración: 122 minutos
  • Web Oficial: https://www.cinetecamadrid.com/programacion/zumiriki
  • Nota: 7,4/10

Comentarios

  1. Javier Sánchez

    Es la primera película española con cuatrigalardonada al Óscar con Alegría: guion, dirección, fotografía y actor protagonista.

Deja un comentario