Vivir deprisa, amar despacio – Libre y osbtaculizado amor

En 2019, Cine, Críticas por Néstor Juez1 Comentario

Ya lleva días anunciada la Programación del próximo Festival de Cannes, evento con el que todos los cinéfilos gozamos de manera presencial y, mayoritariamente, a distancia. En la sección de Un certain regard se anunciaron varios nombres franceses de prestigio, entre ellos el de Christophe Honoré. Un director que compitió en la Sección Oficial hace un año. Su película fue ignorada en el contexto del festival pero ha sido aplaudida por la crítica en los meses posteriores. De hecho, de entre las competidoras de la selección principal es de las últimas en llegar a la cartelera española, apenas una semana antes de que empiece la edición número 72. Hablamos, como no, de Vivir deprisa, amar despacio, drama romántico que también compitió en el último Festival de cine europeo de Sevilla. Filme que llega, lamentablemente, con el silencio mediático al que tantas producciones europeas de autor se ven condenadas. Mi buen amigo Jorge Fernández-Mayoralas, una de las pocas personas que conozco (quizás la única) con más hambre cinéfila que yo, me la recomendó con entusiasmo, por lo que llevaba tiempo apuntada en la lista de estrenos a no perderse. Curiosidades de la vida, supondría la tercera película distribuida por Surtsey Films que cubría en un espacio de tres semanas, después de Un largo viaje hacia la noche y Familia sumergida. Tres películas que prueban la ambiciosa oferta de los muchachos de Surtsey para el inicio de primavera. Poco más sabía del filme, más allá de las evidentes concomitancias temáticas con la excelente 120 latidos por minuto, por lo que confirmé con extrema antelación mi asistencia al pase en el Instituto Francés de Madrid. Las impresiones que esta tarde vengo a compartiros en la web son muy positivas, pues la película mantuvo mis altas expectativas y se sitúa con paso firme entre mis películas favoritas de lo que llevamos de 2019. Un filme sensible y optimista que puede dejar indiferente en base a lo mucho que pueda conectar emocionalmente el espectador con sus personajes, pero que mira a sus personajes con respeto y libertad. Elegancia naturalista. 

El escritor Jacques es ciudadano parisino en los años 90. Arthur es un joven y apuesto estudiante bretón que visita la capital ocasionalmente. Lectores, melómanos e interesados por la cultura, se desarollará entre ellos un amor intenso romántico, que no cesará pese al triste devenir marcado por la enfermedad. Una historia de romance homosexual en la Francia de finales de siglo que no alecciona ni hace discurso social sino que opta por un relato sencillo y cercano de dos personas que se quieren y el retrato de sus encuentros y adversidades, sin instancias solemnes ni énfasis trágicos. Estupendo trabajo del reparto, que sacan a relucir el guión con total naturalidad y transmiten sin sordina la gran sensibilidad del filme de Honoré. Divertida, triste y muy viva desde una aproximación naturalista, con escasos alardes formales o expresivos. Estupendo trabajo de recreación de los 90, a través de la dirección artística, el look visual en tonos pasteles apagados de la fotografía y la elección de temas musicales. Película de innegable elegancia pero no por ello apolillada, y tampoco demasiado esnob como para resultar distante para el espectador medio. 

Así como podemos contar con ambas manos las secuencias e instantes magnéticos del filme, no es ello óbice de que a lo largo de su extenso metraje halla momentos de reiteración y decaída no tanto del interés pero sí del atractivo. Las emociones y las interacciones de los personajes captan mucho más el foco de la realización cinematográfica, que por su perfil modesto fácilmente pasará inadvertida para muchos críticos y cinéfilos. Gran dirección, por supuesto, pero trabajo poco vistoso con la cámara. Centrada en representar instantes de una vida y el espíritu y angustia de una época, muchos echaran de menos más trama. Concretando, una película que no revoluciona ni fascina pero que a servidor le cautiva por las cotas que alcanza en todo lo que se propone. 

Conmovedora, vitalista y romántica, Vivir deprisa, amar despacio deleita desde la serenidad y se sumerge en el deseo sin aliñar con sentimentalismo. Estupenda. 

  • Título: Vivir deprisa, amar despacio/Plaire, aimer et courir vite
  • Dirección: Christophe Honoré
  • Guión: Christophe Honoré
  • Actores: Vincent Lacoste, Pierre Deladonchamps, Denis Podalydès, Rio Vega,Willemijn Kressenhof
  • Dirección de Fotografía: Rémy Chevrin
  • Música: Canciones pop de los 90
  • Estreno: 10 de mayo de 2019
  • Duración: 132 minutos
  • Web Oficial: https://surtseyfilms.es/peliculas/vivir-deprisa-amar-despacio-plaire-aimer-et-courir-vite/
  • Nota: 7,7/10

Comentarios

  1. Javier Sánchez

    Me gustaría leer la crónica de Jorge, si exixte claro y comparar a dos cinéfilos tan afines

Deja un comentario