Verónica – Posesiones pubescentes

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

A falta de pocas horas, Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla presentarán la gala de entrega de los 32º Premios Goya. En esa ceremonia, en la que creo que es harto probable que amase galardones Estiu 1993, se mencionarán las películas españolas más relevantes del año. A falta de unas pocas, he visto su práctica totalidad. Y gracias a Netflix, procuré visionar a contrarreloj algunas de las pendientes. Si hace unos días calló la pobre La llamada, esta vez era el turno de una de las nominadas a mejor película: la producción de terror Verónica, dirigida por Paco Plaza (uno de los padres de la notable REC, la divertida REC 3 y marido de la madrina del Syfy, Leticia Dolera) y basada en el polémico Caso Vallecas. Película que fue recibida con aplauso crítico, el cual se ha mantenido echando la vista atrás a lo mejor del año, y que amigos y conocidos disfrutaron durante su período estival en salas. Me quedé con ganas de verla entonces, no tuve oportunidad después y ahora, gracias a los premios y las ventanas digitales, tuve ocasión de recuperarla. Y disfruté con una buena película del terror, pero ni mucho menos una gran obra o un filme merecedor de trascendencia en el imaginario patrio. Muy amena, suficientemente terrorífica, bien interpretada y técnicamente muy solvente, pero anegada de lugares comunes y maneras vistas muchas otras veces. 

Estamos en el barrio madrileño de Vallecas, en Junio de 1991. Verónica (una Sandra Escacena de anómala e hipnótica fisiología), una niña de 15 años, se ve forzada a ejercer de madre de sus dos hermanas pequeñas y su hermanito, debido a la cantidad de horas que su trabajo de camarera le exige a su madre Ana (una incombustible Ana Torrent). Un día en que un eclipse solar tiene lugar en horario de colegio, ella y sus amigas realizarán una Ouija de abrupto y caótico final. A partir de ese momento, una serie de espeluznantes sucesos paranormales turbarán a Verónica y su ambiente. Una película de invocaciones, posesiones y presencias demoníacas, situada en un ambiente castizo madrileño ochentero que le da al filme una personalidad propia muy marcada.  A destacar su joven protagonista femenina, que carga con todo el peso dramático y solventa su difícil personaje con nota. Y la realización de Plaza, dinámica y vibrante, nos brinda no pocos encuadres de combinación y composición elocuente, dotando al filme de un impactante poder iconográfico. Y su construcción de menos a más, en camino a un clímax catártico anticipado desde el inicio, nos implica y mantiene perturbados gracias a unos momentos de acongoje muy logrados. Una película que destaca por realización, en la que Plaza muestra su madurez, y emprende una vía de estampas del terror estadounidense que nuestro cine bien haría en asumir de ahora en adelante. Las referencias son foráneas, pero su digestión e integración en nuevos relatos, netamente patria. 

Pese al buen trabajo interpretativo, los personajes permanecen un poco planos, en su mayoría por defecto del guión. Y sus secuencias de terror están logradas, sí, pero jamás no sorprenden, ni los recursos utilizados en la misma pillarán a pie cambiado al espectador curtido en este tipo de propuestas. Es este el mayor defecto de la película, que no va más allá, que no deja de ser una película típica de ouijas, y no ofrece nada que tantos ya hayan hecho antes mejor, y con más matices. Ciertas concesiones en busca del impacto estético o estilístico (monjas ciegas, sintetizadores) desentonan con la atmósfera demoníaca del tenso relato de tono recargado, revelándose como recursos efectistas. Ni tan siquiera las características físicas o facultativas de la amenaza presentan la suficiente enjundia. En suma, una película competente y disfrutable pero, considerando el talento implicado, decepcionante. 

Preciosista, retro y de espíritu de barrio, Verónica es cine de género muy bien facturado falto de la chispa que la haga destacar como obra notable y ser más que una buena película de terror. 

  • Título: Verónica
  • Dirección: Paco Plaza
  • Guión: Paco Plaza y Fernando Navarro
  • Actores: Sandra Escacena, Iván Chavero, Ana Torrent, Consuelo Trujillo, Leticia Dolera
  • Dirección de Fotografía: Pablo Rosso
  • Música de: Chucky Namanera
  • Estreno: 25 de agosto de 2018/20 de diciembre de 2017 en Netflix
  • Duración: 105 minutos
  • Web Oficial: http://www.imdb.com/title/tt5862312/reference
  • Nota: 7,2/10

Deja un comentario