Vengadores: Infinity War – Devastador balance

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Tras 10 años de películas taquilleras y narrativas transmedia, los directivos de Marvel Studios decidieron concluir sus tres primeras fases del Universo Cinematográfico de Marvel con un espectacular cierre de etapa que unificase a todos sus personajes y la gran mayoría de las líneas narrativas desarrollados a lo largo de diez años y casi una veintena de películas. Y lo haría con el evento cross-over de escala más ambiciosa de la Historia, uno que supondría un esfuerzo mayúsculo llevar a buen puerto. Se trata de Vengadores: Infinity War, décimo novena película del Universo y tercera de los Vengadores, tercera película de los hermanos Joe y Anthony Russo tras la muy estimable Capitán América: Civil War y la todavía, con diferencia, mejor película de la saga: Capitán América: El soldado de invierno. Un acontecimiento mastodóntico que, más allá de sus cuestiones cinematográficas, bien merecía la pena visitar por su relevancia popular. Y aunque no considero que sean buenas películas en la mayoría de los casos, sí que he seguido la saga desde el inicio, y me encuentro al tanto de los elementos importantes. Por lo que, aún sin prisa, acabé disfrutando de esta aventura intergaláctica en cines. Y lo que encontré satisfizo mis expectativas, si acaso las superó levemente. No es la mejor película de la saga, ni tampoco la de una muy acertada Fase 3 (queda por debajo de Spiderman:Homecoming o Thor: Ragnaroksupera a la deficiente Guardianes de la Galaxia Volumen 2 y a la convencional y sobrevaloradísima Black Panther). Es la peor película superheroica de los Russo, y tampoco la mejor entrega de los Vengadores. Pero es una de las memorables de la saga, y de las más únicas en estilo y tono. Se ve perjudicada por su recargado guión y los excesos de sus ambiciones, así como por su manera de estructuras las escenas de acción, pero logra con creces ser un pasatiempo épico, emocionante, divertido e incluso triste. 

ALERTA DE SPOILERS Los Vengadores están distanciados tras los acuerdos de Sokovia; Thor y Hulk navegan por el espacio con el pueblo de Asgard; Doctor Extraño y Wong protegen el Sancto Sanctorum, y los Guardianes de la Galaxia navegan alerta a socorrer a aquel que lo necesite. Pero todos ellos se verán obligados a entenderse y luchar juntos para impedir que el feroz Thanos (muy correcto Josh Brolin) llene su guantelete con las seis gemas del infinito y, de un sólo chasquido, provoque que la mitad de la vida del universo se esfume. Una batalla a contrarreloj entre mundos en las que todos los héroes de la casa toman parte de uno u otro modo en líneas narrativas paralelas que convergen en ocasiones y guardan nexos una con la otra. Varias de las gemas se hallan en posesión de nuestros héroes, y Thanos irá directamente a por ellos. Un Thanos que es la gran sorpresa del filme, el personaje de mayor peso y, raro en ellos, un villano excelente. Tiene vínculos emocionales con algunos personajes (una subtrama sorprendentemente melodramática, entiéndase en el buen sentido), tiene motivaciones comprensibles, impone sobremanera y es, por vez primera, una amenaza real que se cobra víctimas desde el inicio. Una amenaza ante la que, quizás, nuestros héroes no puedan sino perder. Unos héroes que son de nuevo el corazón y el núcleo de todo, que se sostiene gracias a unos personajes entrañables que conocemos bien y por los que nos implicamos. Sorprende el peso en el filme de un renacido Thor (Hemmsworth), cuyo arco narrativo junto al de Ragnarok han conseguido transformarle de un pusilánime a un personaje interesante (una pena que haya tenido que pasar tanto tiempo). Iron Man (Downey Jr.), que por segunda vez en dos años sale en una película de la saga sin protagonizarla, está tan carismático como siempre. Doctor Extraño (Benedict Cumberbatch) vuelve a ser mucho más eficaz para la trama y atractivo para la audiencia que en su deficiente película, y pese a ser un claro secundario, Spiderman (Tom Holland) nos saca muchas sonrisas. Pese a venir de una secuela caótica, los Guardianes experimentan apreciables desarrollos en sus arcos, y son utilizados con mucho tino en el filme, recordándonos porque son buenos personajes. Son las diferentes agrupaciones y combinaciones entre personajes, muchas de ellas inéditas hasta ahora, aderezados con los obligatorios toques de humor que vuelven a ser divertidos, los que hacen que la película sea disfrutable. Pero no olvida que estamos aquí por el espectáculo, ofreciéndonos incontables escenas de acción planificadas con claridad, en la que se hace un inteligente uso combinado de las diferentes habilidades de los héroes. Pero si por algo sorprende es por lo arriesgada que es a la hora de cobrarse las consecuencias de la devastación. Es una película muy dramática, su filme con más gravedad hasta el momento, y la primera tramada cómo una tragedia clásica. Y en esta tragedia sencilla en el plano conceptual dónde la película, pese a ser la más descaradamente dirigida a los fans, levantará espinas entre estos mismos. Tanto por su impredecibilidad cómo por su hermoso final, que deja desconcertado y sin saber hacia dónde se dirigirá el año que viene. 

Pese a los años de narración, apenas sabíamos nada de Thanos antes de esta película, y para lograr que este villano tenga fuerza, matices y trasfondo el filme dedica un tiempo excesivo a la exposición de información y el charloteo, que lastra el ritmo del metraje. Un ritmo que no es en absoluto pesado pero que sí está descompensado, pues nos hallamos ante una sucesión de escenas y de líneas paralelas en ocasiones inconexas y que no fluyen con armonía. Pese a ser la primera tragedia de la Franquicia, y lograr más peso dramático que nunca, no todas las grandes escenas de drama y desolación están emocionalmente logradas, forzando un poso trágico que está sustentado a nivel narrativo pero que la ejecución de las películas previas no lo han tramado adecuadamente en el plano sensible. Espectaculares en sus dimensiones y diseño, la puesta en escena de las escenas de acción no llega a la creatividad cinematográfica de El soldado de invierno. Y pese a lograr balancearlos con mucho tino, algunos personajes quedan relegados a mera comparsa. Los castigados son los personajes terrestres (pese al intento, no emociona el romance de Wanda y Visión) y aquellos sin grandes poderes, pero los más perjudicados, acorde a su relevancia hasta ahora son personajes tan importantes para la saga como Viuda Negra (Scarlett Johansson) o el personaje estrella, Capitán América (Chris Evans), que en esta ocasión no recibirá evolución alguna. Y es fácil concluir que esta película no deja de ser un agotador rascacielos de ruido y color que pretende cargarse de solemnidad pero que no puede evitar ser otro caso de escapismo palomitero de escaso poso artístico o emocional. En suma, el guión vuelve a ser el gran problema, y parte de los sucesos palidecen por verse atados a este. 

Un deleite para aficionados y adeptos de la saga desde el inicio, Vengadores: Infinity War no es la mejor película de la saga, y no esquiva múltiples de sus defectos habituales, pero es probablemente la mejor versión de lo que esta película podía ser. Todo aquel ajeno a estas franquicias no encontrará aquí nada para su goce.

Anexo: Mi ranking de películas del MCU ha variado mucho durante este lustro, y todavía cambiará en los próximos años. Así se halla ahora mismo. Capitán América: El Soldado de Invierno es con diferencia la película que encuentro más redondo, las siguientes seis películas se hallan muy parejas, el Top 9 es claramente mejor que las restantes y a partir de la posición número 12 son todas malas películas. 

1. Capitán América: El soldado de invierno (Joe y Anthony Russo, 2014) 7,2

2. Guardianes de la galaxia (James Gunn, 2014) 6,8

3. Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) 6,7

4. Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017) 6,7

5. Spiderman: Homecoming (Jon Watts, 2017) 6,5

6. Capitán América: Civil War (Joe y Anthony Russo, 2016) 6,5

7. Vengadores: Infinity War (Joe y Anthony Russo, 2018) 6,4

8. Vengadores: La era de Ultrón (Joss Whedon, 2015) 6,3

9. Iron Man (Jon Favreau, 2008) 6,3

10. Pantera Negra (Ryan Coogler, 2018) 6,1

11. Capitán América: El primer vengador (Joe Johnston, 2011) 6,1

12. Ant-man (Peyton Reed, 2015) 6,0

13. Guardianes de la Galaxia Volumen 2  (James Gunn, 2017) 5,7

14. Doctor Extraño (Scott Derrickson, 2016) 5,7

15. Iron Man 3 (Shane Black, 2013) 5,6

16. Thor: El mundo oscuro (Alan Taylor, 2013) 5,4

17. Thor (Kenneth Brannagh, 2011) 5,1

18. Iron Man 2 (Jon Favreau, 2010) 4,9

19. El increíble Hulk (Louis Leterrier, 2008) 4,6

  • Título: Vengadores: Infinity war/Avengers: Infinity War
  • Dirección: Joe y Anthony Russo
  • Guión: Christopher Markus y Stephen McFeely
  • Actores: Josh Brolin, Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Zoe Saldanha, Benedict Cumberbatch
  • Dirección de Fotografía: Trent Opaloch
  • Música de: Alan Silvestri
  • Estreno: 27 de abril de 2018
  • Duración: 156 minutos
  • Web Oficial: http://disney.es/peliculas/vengadores-infinity-war
  • Nota: 6,4/10

Deja un comentario