Un lugar tranquilo – Supervivencia silente

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Como cinéfilo de gustos amplias reconozco sin que me caigan los anillos si afirmo que llevo siete años siguiendo con interés el cine de terror. Siempre que sea bueno, claro. Y si hay algo que no abunda en nuestros días es el buen terror dentro de los márgenes del cine comercial de audiencia amplia. La película que nos ocupa representaba todo un acontecimiento por todo lo que suponía en este campo. Hablamos de la película de terror fantástico estadounidense Un lugar tranquilo, tercera realización del actor de perfil cómico John Krasinski. Una película que viene precedida de un cálido y entusiasta aplauso crítico desde su estreno en el Festival de South by Southwest. Que Paramount apostase por un proyecto modesto y, en parte, clásico era una jugada arriesgada y que esta vez, tras meses de decepciones, ha dado tremendos resultados en taquilla. Por ello, tan pronto como la división de distribución de Paramount en España me ofreció un pase de prensa a dos semanas del estreno nacional, no pude sino confirmar asistencia tempranamente. Y al pase acudí con ciertas expectativas y entusiasmo. La premisa y el aspecto del material promocional invitaban al optimismo. Y aunque abandoné el cine levemente decepcionado, sí que disfruté enormemente no una excelente película pero sí una muy entretenida y competente. Una película que cae en sendas trilladas y burdas del terror convencional y el cine que promueve la familia, pero sí una filmada con tino, atmósfera y marcado dominio del lenguaje audiovisual. 

Nos hallamos en el año 2020, acompañando a la familia Abbot durante su dura cruzada diaria en un mundo desolado. Las ciudades y poblaciones humanas han sido desoladas por unas salvaje criaturas que cazan y exterminan guiándose únicamente por el sonido. Meticulosos y silenciosos, siguen una rutina medida y marcada por aparatos, búnkeres y sendas pintadas para llevar a cabo una austera existencia en la que ellos y sus hijos están protegidos pero en constante tensión y amenaza. Un relato angustioso del ratón contra el gato, con una distopía abandonada y una familia pequeña luchando contra una fuerza de la naturaleza con su ingenio. Un filme que es todo un acierto tonal, y que saca el máximo jugo a su premisa. Dentro de los márgenes del terror mainstream, es difícil hacerlo mejor. Destaca la estupenda fotografía de Christensen y la pulida realización de Krasinski, que ofrece un buen puñado de secuencias de tensión extrema, así como un inspirado uso del sonido y de los silencios como recursos expresivos. También tiene una acertada manera de hacer las exposiciones narrativas para discernir el contexto narrativo: no con discursos o flashbacks, sino con recortes de periódicos o situaciones. Y no por ello descuida a sus personajes, pues toda la familia está muy bien matizada, destacando el personaje de Millicent Simmonds, sorda cómo ella (brillaba en Wonderstruck, y aquí vuelve a sobresalir), lo que añade un elemento muy jugoso a la película, con la expresión mediante lenguaje de signos. En suma, cine de terror que asusta y se sumerge en la diégesis, aceptando la ficción y sufriendo tanto como ellos. Un sufrimiento que, no nos enganchemos, es placer contemplativo. 

Si bien empatizamos con los personajes y la puesta en escena, los grandes problemas del filme se hallan en el guión. La subtrama del conflicto de rencor entre el padre y la hija es realmente estomagante y ridículo, cómo chanante es la conclusión de la película 0 la naturaleza de algunos sustos. Aún dentro de la suspensión de incredulidad que el filme exige, algunos momentos son plenamente inverosímiles incluso para esta diégesis. Y la banda sonora es tremendamente plomiza, convencional y limitada al subraye. Un elemento efectista que arruina el terror del silencio, así como la búsqueda del impacto en múltiples secuencias se recurre a elementos cuestionables dentro de la inteligencia del relato y lo maduro de su tono. Una película buena pero que no trasciende su género, cómo It follows o las obras de James Wan. No es capaz de superar el guiño a la sensiblería blanda o al drama burdo, lo que arruinan marcadamente las marcadas virtudes del filme en el estricto plano de la filmación del horror. 

Sencilla, tensa y honesta, Un lugar tranquilo ahonda en estereotipos y clichés del mercado familiar pero acierta de lleno en su intención de ofrecer terror efectivo e inquietante, que amenice a todo el mundo. 

  • Título: Un lugar tranquilo/A quiet place
  • Dirección: John Krasinski
  • Guión: Scott Beck, John Krasinski y Bryan Woods
  • Actores: Emily Blunt, John Krasinski, Millicent Simmonds, Noah Juppe, Cade Woodward
  • Dirección de Fotografía: Charlotte Bruus Christensen 
  • Música de: Marco Beltrami
  • Estreno: 20 de abril de 2018
  • Duración: 95 minutos
  • Web Oficial: http://www.paramount.com/movies/quiet-place
  • Nota: 7,1/10

Deja un comentario