Todo el dinero del mundo – Negocios emocionales

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Por grande que pueda ser la vorágine de títulos que asaltan nuestra cartelera, aún más en estos primeros meses de premios, no puede pasar desapercibida la llegada de una nueva película de un veterano como Ridley Scott. Es el británico realizador de trayectoria irregular, que tras empezar encadenando tres obras maestras (Los duelistas, Alien y Blade runner) lleva décadas dando una de cal y tres de arena. Pero aún en sus productos más pobres destaca su oficia y maña como urdidor de producciones cinematográficamente (por lo que a audio e imagen se refieren) poderosas. Y su última película se ha visto rodeada de un inesperado y marcado interés público: el thriller de secuestros basado en hechos reales Todo el dinero del mundo. Y es por un motivo extra-cinematográfico: Debido a la polémica pública por sus acusaciones de abuso sexual, se quitó del montaje de la película a Kevin Spacey, se le sustituyó por Christopher Plummer en el papel y se volvieron a grabar sus escenas e insertar en montaje a un mes del estreno de la película. Suceso injusto y de difícil ejecución, que ya sólo por la conjunción entre el morbo y la curiosidad de comprobar como de bien habían camuflado añadían un interés añadido por ver una película per se interesante por equipo y tema. Por lo que cuando Diamond Films me ofreció un pase de prensa en la Academia de Cine, acudí sin dudarlo. Y aunque no se trata en absoluto de una gran película, sí que es un fastuoso entretenimiento, y la mejor película de Scott desde American Gangster. Una película cuya estructura y desarrollo sigue las sendas conocidas por el espectador avezado en películas de secuestros. Pero realizada con fuerza e interpretada con fuerza, partiendo de una premisa jugosa que se adentra en temas de marcado interés. 

En 1963, J.Paul Getty III (Charlie Plummer) está de vacaciones en Roma, cuando es secuestrado por un grupo calabrés. Para liberarlo pedirán un rescate de 17 millones, que esperan que provea su abuelo: J. Paul Getty (un Christopher Plummer aparecido a última hora que hace, una vez más, un excelente trabajo), dueño de una empresa petrolífera y el hombre más rico de la Historia en ese momento. Mientras se niega a pagarla, su ex-nuera y madre del chiquillo, Gail Harris (una de nuevo exquisita Michelle Williams) viaja a Roma dónde luchará lo posible por encontrar a su hijo en compañía de Chase (Mark Wahlberg), operativo de la CIA y asalariado de Getty. Un thriller de secuestros sobre hombres poderosos y familias, por extraño que parezca, disfuncionales. Una película que usa el reclamo de lo escabroso para mostrar el lado más oscuro del capitalismo, y lo desagradable que es cuando sus normas se adentran en el mundo emocional y familiar. Pues aún cuando su nieto está en peligro, Getty ve todo como una transacción en la que buscar máximo beneficio y mínima pérdida. Buena fotografía de Wolski, estupenda recreación del equipo de dirección artística y, como no, estelares interpretaciones de Plummer y Williams. Escenas impactantes y puesta en escena que muestra como, pese a las clases sociales, la ambición por el dinero unifica a petroleros y mafiosos. 

Pese a resultar interesante en todo momento, es una película innecesariamente larga, en la que sus tres líneas narrativas están descompensadas. La trama del secuestro es un reclamo que queda en un segundo plano convencional y estereotipado, y la crítica capitalista y familiar queda algo velada. Encontramos personajes débiles, como el de Whalberg o el Cinquanta de Duris.  Y su tono sobrio, aunque compacto, peca de impersonal y endeble, con momentos flacos de fuerza y reconciliaciones emocionales o aleccionamientos morales innecesarios y evidentes. La película, pese a su esplendor formal, es incapaz de trascender el género y calar lo profundo que el tema merecería. Todo esto, sumado a elecciones musicales desafortunados, dan fruto a una película efectiva pero algo rutinaria. 

Dinámica, tensa y amarga, Todo el dinero del mundo no fascinará a nadie pero muestra cine de alta producción bien filmado y acompañado de interesantes reflexiones culturales. Siempre podemos mantener el voto de confianza en Ridley Scott. 

  • Título: Todo el dinero del mundo/All the money in the world
  • Dirección: Ridley Scott
  • Guión: David Scarpa, basado en la novela Painfully Rich: The Outrageous Fortunes and Misfortunes of the Heirs of J. Paul Getty de John Pearson
  • Actores: Michelle Williams, Christopher Plummer, Charlie Plummer, Mark Whalberg, Romain Duris. Sin trazas de Kevin Spacey
  • Dirección de Fotografía: Dariusz Wolski
  • Música de: Daniel Pemberton
  • Estreno: 23 de febrero de 2018
  • Duración: 133 minutos
  • Web Oficial: http://diamondfilms.es/todo-el-dinero-del-mundo/
  • Nota: 7,2/10

Deja un comentario