The wonderland – Purificando el agua emocional

En 2019, Cine, Críticas por Néstor Juez1 Comentario

Una de las más amargas realidades que un servidor ha tenido que asumir de un 2019 muy sabroso es la escasa presencia de un cine de animación de relevancia. Más allá de la gloriosa ¿Dónde está mi cuerpo? sólo nos queda regocijarnos con la fresca Ruben Brandt, la emotiva Mirai o la simpática Toy Story 4. Por ello mismo toda posibilidad de ampliar la cota era recibida con los brazos abiertos, y esta web siempre cubrirá estrenos animados, más aún considerando la encomiable labor de SelectaVisión de acercar a nuestras pantallas lo más granado y sugerente del cine de animación japonés. El anime tiene mucho apoyo en occidente, y aunque relativamente pequeña la audiencia aficionada acude fielmente a los nuevos estrenos. La película a la que dedico esta entrada es una obra nueva de un director nipón con reconocimiento, uno más de tantos entre los que se está dividiendo la atención de aquellos que comenzaron dedicándosela íntegra a Hayao Miyazaki. Él es Keiichi Hara, y su nuevo trabajo se ha titulado por aquí The wonderland. Película visualmente atractiva y de ricos mundos de ficción que venía firmada por un realizador con prestigio entre mis cercanos. Neófito como soy en el espíritu y maneras de la mayoría del anime contemporáneo, recibí con mucho gusto la posibilidad de continuar con mi alfabetización. Disfruté con la aventura presentada, lo cual no es óbice de que hablemos de una película, considerando sus primeros pasos, decepcionante. Un viaje creativo y deslumbrante en la presentación de su universo, desvaído y mascado en cuanto a lo que decide contarnos dentro de él. 

La niña Akane es una muchacha con bajos niveles de autoconfianza. Al ir a recoger una cosa en la tienda de antigüedades y elementos de decoración de una amiga se verá reclutada por el alquimista Hipócrates y su diminuto ayudante Pippo para que vaya a salvar de su sequía al mundo de la maravilla del otro lado, dónde se la espera como Diosa de la Tierra Verde.  Un ejemplo más del clásico viaje del héroe de Campbell. Espada y brujería con mensaje ecologista y historia de superación juvenil. La entrada a la madurez de una adolescente llena de incertidumbres personales tan común en el género. Una película que presenta animación de primer nivel, sencilla y estilizada y de trazos y movimientos claros. El diseño de los escenarios, personajes y utensilios es fascinante. En pocos minutos se nos introduce un nuevo universo con sus propias normas lleno de criaturas, etnias y ciudades diferentes, todas ellas ricas y sugerentes. Un mundo de ganaderos y paisajes naturales sencillo pero indómito y fascinante, un paisaje en el que desearíamos descubrir más relatos. El filme se mueve a un ritmo raudo, implicándonos desde el pistoletazo de salida en una primera parte muy efectiva de un argumento que presenta muchos sucesos en menos de dos horas de metraje. Personajes variados y bien descritos con los que simpatizamos con facilidad, tanto con la protagonista sencilla como con un antagonista de diseño poderoso y menor maniqueísmo del que aparenta a primera vista. Una historia de tintes clásicos armada con tino que sin duda funcionará para los más pequeños, y una ocasión estupenda para reunir a la familia en el cine. 

En tanto los personajes y el escenario son frescos y vitales, el argumento es mucho más rutinario, desarrollándose de manera endeble y perdiendo paulatinamente al espectador conforme se supera el ecuador del filme. El clímax se apoya en una conexión emocional entre dos personajes a la que no se le dedica tiempo alguno para desarrollarse, perjudicando seriamente a la eficacia dramática del mismo. La película abusa de la exposición narrativa, con un exceso de verborrea del que es fácil desconectar. Y sus puntuales apuntes humorísticos, dirigidos a los más pequeños de la casa, se quedan en la mayoría de los casos en pegotes tontorrones. Una película de animación competente, pero diluida en el competitivo campo de anime cinematográfico, que nos tiene mal acostumbrados a grandes ejemplos. 

Iniciática, serena y creativa, The wonderland nos presenta aventuras mil veces vividas pero cumple expediente para los más fanáticos del anime. 

  • Título: The wonderland/Bâsudê wandârando
  • Dirección: Keiichi Hara
  • Guión: Miho Maruo basado en el libro de Sachiko Kashiwaba y los personajes de Ilya Kuvshinov
  • Actores: Voces de Mayu Matsuoka, Anne Watanabe, Kumiko Asô, Nao Tôyama y Keiji Fujiwara
  • Dirección de Fotografía: Sin determinar. Animación
  • Música: Harumi Fuuki
  • Estreno: 25 de diciembre de 2019
  • Duración: 115 minutos
  • Web Oficial: https://www.selecta-vision.com/prensa/post/the-wonderland
  • Nota: 6,4/10

Comentarios

  1. Javier Sánchez

    Pues para alfabetizarse en anime no parece ser la película ideal. Muy complicada.

Deja un comentario