The Meyerowitz Stories – La larga sombra paterna

En 2017, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Cómo suele ser dinámica cada curso, durante los meses de otoño e invierno me afano por ver todas las películas que se programaron en Secciones Oficiales y paralelas del último Festival de Cannes. Y en este 2017, iniciando una tendencia que está llamada a confirmarse no en la ciudad gala pero sí en los premios americanos y demás certámenes, también hay que buscarlas en plataformas de suscripción online como Netflix. Por primera y única vez en la Historia dos películas de Netflix compitieron por la Palma de Oro: la muy grata Okja de Bong Joon-Ho y la que nos ocupa, el dramedia familiar The Meyerowitz Stories, dirigida por Noah Baumbach.  Al igual que aquella, recibió críticas desiguales durante el festival pero muy positivas fuera del contexto del mismo. La primera llegó en junio, para la segunda hubo que esperar hasta octubre. Si no soy un seguidor de Baumbach, del que lo poco que vi no me enamoró, el interesante reparto escogido y el aspecto visual de la película me hicieron desarrollar una evidente curiosidad. Si sumamos su recorrido festivalero y aplauso crítico, tuve claro que había que procurar verla por mucho que nunca llegase a una sala de cine. Por lo que un mes después de su llegada a Netflix, la degusté desde la comodidad del hogar. Y la película que visioné fue una tremendamente satisfactoria obra. Si bien no es perfecta, pues no está ajena a convencionalismos y a ritmos acelerados que alejan del filme el muro de lo realista, no fascina pero sí gratifica y apela a nuestros sentimientos de manera efectiva. 

Harold Meyerowitz (un estupendo Dustin Hoffman, tan divertido como antipático) es un escultor neoyorquino caído en el olvido y sumido en una decrépita vejez. En sus días de jubilación con su cuarta esposa, la alcohólica Maureen (Emma Thompson), recibe con regularidad la visita y cuidado de sus hijos de distintas madres. Uno de ellos, el exitoso hombre de negocios Mathew (un Ben Stiller que es el eslabón interpretativo más débil de la cadena), fue siempre el ojo bonito de papá, mientras que Danny (un entregado Adam Sandler) y la demente Jean (una algo sobreactuada Elizabeth Marvel) prácticamente se educaron a sí mismos. Décadas después, los tres siguen heridos y rencorosos hacia un padre egoísta al que sólo se puede redimir revalorizando su escasa obra artística. Un detallado retrato de una familia fragmentada, disfuncional, de hermanos marcados, envidiosos, fracasados emocional o profesionalmente. Una tragicomedia negra que hace reír mientras reflexiona con gravedad dramática sobre el cráter de desolación que la personalidad arrolladora de Harold ha creado a su alrededor, un grúpulo mal cosido de individuos necesitados de amor y reconocimiento. Una crítica melancólica hacia la figura del éxito deshumanizado, el artista fracasado y un mal amueblamiento de personalidades en la infancia. Mención aparte merece la excelente partitura de Randy Newman, tan vibrante como triste y tierna, melancólica y trascendental a la hora de marcar el tono del filme. Una rauda comedia de nervio, voz en grito, gag llevado al extremo físico y frases interrumpidas al cambiar de escena que poco a poco va dando más peso al drama personal de los Meyerowitz. El reparto hace un gran trabajo, demostrando que son todos ellos estupendos actores que dan lo mejor de sí con un buen material entre manos. Y todo fluye gracias al guión de Baumbach, que inunda su trama en continuo movimiento de afilado diálogo que provoca la carcajada a la vez que describe personajes con detalle. A través de capítulos interconectados, conocemos las relaciones del padre con cada uno de sus hijos y las diferencias y rencores que se guardan entre ellos. Fotografiado con grato grano cinematográfico, el filme es un drama eminentemente cinematográfico con mucho alma y mensaje, que deja un poso dulce tras un visionado amargo pese a la sonrisa. 

Paradójicamente, su personal apuesta tonal provoca que la película no llegue a exceder plenamente ni como comedia ni como drama. Su comedia es llevada en ocasiones a tal retruécano que impide que lleguemos del todo a creer que estemos viendo una realidad en lugar de a unos actores declamando un guión ingenioso. Y si la primera media hora es excelente, el filme, largo en demasía, pierde fuerza en su mitad conforme los personajes se reúnen y directamente se gritan los problemas a la cara, perdiendo el efecto sorpresa y la originalidad y frescura formal por un desarrollo argumental convencional. De todas maneras, pocas películas en tiempos recientes han logrado tanto calado dramático sin perder un ápice de lo cómico. 

Hilarante, amarga y sagaz, la tierna The Meyerowitz Stories es la enésima prueba de que no hay que buscar Cine sólo en la gran pantalla, y debemos mirar de reojo a Netflix continuamente. 

  • Título: The Meyerowitz Stories (New and Selected)
  • Dirección: Noah Baumbach
  • Guión: Noah Baumbach
  • Actores: Adam Sandler, Ben Stiller, Dustin Hoffman, Elizabeth Marvel, Emma Thompson
  • Dirección de Fotografía: Robbie Ryan 
  • Música de: Randy Newman
  • Estreno: 13 de Octubre de 2017 en Netflix
  • Duración: 110 minutos
  • Web Oficial: https://www.netflix.com/title/80174434
  • Nota: 7,5/10

Deja un comentario