El taller de escritura – Narrador sin relato

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Año tras año, entre las mejores películas que se estrenan a lo largo del año encontramos muchas de las películas de la Sección Oficial del Festival de Cannes. Pero hay más secciones en este prestigioso festival como es Una cierta mirada o la Quincena de realizadores. Algunas de las películas de estas última siguen llegando, casi un año después, a nuestras carteleras. Hemos analizado algunas de ellas en esta web, como es el caso de los últimos trabajos de Claire Denis, Valeska Grisebach, Sean Baker, Kantemir Balagov, Taylor Sheridan o Mathieu Amalric. Hoy llega el turno de hablar de otra de ellas, trabajo de un aplaudido realizador francés que en su día tocó el cielo en la rivera cannoise. Hablamos de El taller de escritura, nueva película de un Laurent Cantet que ganó la Palma de oro con la estupenda La clase. Película que vuelve a contar en el guión con su colaborador habitual Robin Campillo, que recientemente probó suerte en la realización dirigiendo la extraordinaria 120 latidos por minuto. Filme que a priori no ocupaba un lugar preponderante en nuestra lista de intereses, pero la ausencia de estrenos potentes, una buena aceptación crítica, su temática y la trayectoria de su realizador hacían que fuera una película que, cuanto menos, sería interesante y bien merecería un visionado. Y este acabó produciéndose, en los Cines Golem de Madrid. Y la película que pudimos disfrutar y reflexionar fue un visionado grato y de rica reflexión, pero también una clara decepción con respecto a sus posibilidades y el nombre de su autor. Una película de jugoso argumento e interesantes protagonistas, filmada con competencia, pero también lastrada por un irregular guión que trata sus obsesiones de maneras ajenas a la sutilidad. Un filme que mejoraría perdiendo elementos, y cambiando pequeñas cosas aquí y allá. 

Verano en la Ciotat, en el sur costero de Francia. Un grupo de adolescentes, con resultados académicos presumiblemente deficientes durante el curso, pasan sus tardes de estío en un taller de escritura instruido por la escritora Olivia (Marina Foïs, más que correcta) que tiene como objetivo que escriban en conjunto un thriller al final de los meses de clase. La relación de todos ellos durante el proceso de escritura será afable, con la excepción del conflictivo y misterioso Antoine (Matthieu Lucci), elemento más conflictivo y también más creativo del grupo que perturbará a Olivia, ansiosa por saber más de él. Una película sobre jóvenes conflictivos, sobre la complejidad educativa, el proceso de creación y el reflejo en las nuevas generaciones de los conflictos de índole racial, desembocando en las crisis de la pertenencia a un grupo. Un retrato de un personaje tan creativo como indeciso con sus creencias y sus deseos, y una narración de como el miedo y la diferencia separa allí dónde la creación podría unir. Un filme dónde destacan las dos interpretaciones centrales, en especial la de un Matthieu Lucci soberbio. Una película bien realizada (sin alardes, pero sin torpezas), con secuencias tan poderosas como cierto instante a la luz de la luna. Cine francés didáctico pero igualmente entretenido y atractivo para toda audiencia, que aproxima temas candentes con una mirada concienciada y un logrado tono de tensión y desasosiego. Un filme interesante. 

Es una pena que la película, siendo notable, roza en múltiples ocasiones la posibilidad de ser excelente pero no lo logra nunca. Los temas están siempre por delante de los personajes y de la historia, produciendo una película excesivamente discursiva y, por momentos, obvia, burda en su reiteración de situaciones que aclaran ideas ya entendidos a la primera. Filme descompensado en interés, largo en demasía y con dos finales, el segundo plenamente innecesario. Y para que los grandes momentos tengan lugar, se allana su camino con escenas inverosímiles. Y es curioso que la parte en la que más se parece a La clase es dónde la película presenta sus momentos más débiles. Es la parte relacionada con las sesiones del taller, en la que los alumnos se expresan con diálogos cuyos temas rayan en el estereotipo juvenil, y que por desgracia ocupan la mayoría de la primera parte del filme. Es una lástima que la turbia relación entre Olivia y Antoine, de lejos lo mejor, llegue tan tarde, y que no podamos conocer más de la insegura Olivia. En suma, una película con mucho potencial cuyo guión lo desaprovecha tristemente. 

Didáctica, inteligente y crítica, El taller de escritura es una película con mucha miga pero que, lamentablemente, yerra el tiro al subestimar la inteligencia de su audiencia. Una carrera que se queda a escasos metros de la meta de la grandeza.

  • Título: El taller de escritura/L´atelier
  • Dirección: Laurent Cantet
  • Guión: Laurent Cantet y Robin Campillo
  • Actores: Marina Foïs, Matthieu Lucci, Florian Beujean, Mamadou Doumbia, Mélissa Guilbert
  • Dirección de Fotografía: Pierre Milon
  • Música de: Bedis Tir
  • Estreno: 18 de mayo de 2018
  • Duración: 114 minutos
  • Web Oficial: http://www.golem.es/distribucion/pelicula.php?id=413
  • Nota: 7,1/10

Deja un comentario