Rocketman – Músico extraviado

En 2019, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Basta con el éxito económico y social de una película concreta para que se generen tendencias o modas concretas. Una tipología de película que asegura un nicho de mercado estable y que establece un marco genérico dentro del cual directores y creadores puedan expresarse dentro de un contexto estable. Más aún si vienen refrendadas de aprobación académica. Siempre hubo biopics musicales, pero la gallina de los huevos de oro que supuso Bohemian Rhapsody abría una vía a extender y replicar con prontitud. Freddie Mercury era un gran artista y mito idóneo para la dramatización de su vida en una película dramática rompetaquillas. Pero el plantel de astros del pop y del rock del siglo pasado entre los que escoger al siguiente no podía ser más extenso. Por lo tanto, seis meses después de aquella nos llega la siguiente, presentada a mediados de mayo en el Festival de Cannes. Y apenas unas semanas después ya se puede disfrutar en nuestras salas de cine de Rocketman, biopic de Elton John dirigido por el británico Dexter Flecther. Realizador que supone otra gran concomitancia con la película de Mercury, pues se comenta que fue él quién terminó el rodaje de aquella después de que Fox despidiera a Bryan Singer a mediados de la producción por las polémicas en las que este se hallaba envuelto. Filme que mostraba suficiente interés como para desear visionarla, pero que esperaba con escepticismo y escaso entusiasmo. Tanto el trailer como el talento implicado indicaban que podíamos esperar una película plana en el apartado visual y cobarde en lo creativa, fáciles de digerir e insípidas como creación artística. Ya encontré todo esto, pese a disfrutar de sus números musicales, en Bohemian Rhapsody, y suponía encontraría una película muy parecida. Y como agradecí equivocarme, saboreando con plenitud una película que gana por goleada a la del icono de Queen en lo suyo. Un festivo viaje musical de un hombre autodestructivo poseedor de un gran talento de mucho oficio y espectáculo. Un homenaje vital de estructura clásica pero que nos conduce por su recorrido con una energía embriagadora. Pequeña sorpresa. 

Inglaterra en los años 50. Reginald Dwight (gran Taron Egerton), es un niño prodigio de humilde y conflictiva familia que pronto empieza a brillar con el piano en la Academia y a componer sus propias canciones.  Una vez inicie una duradera colaboración y amistad con su futuro letrista Bernie Taupin (un Jamie Bell que nunca defrauda), se convertirá en tiempo récord en Elton John, estrella del rock de éxito avasallador y fama internacional. Pero todo éxito conlleva un alto precio. Un arquetípico relato de redención, de ascenso al Olimpo de la fama, los récords de ventas y los multitudinarios conciertos y de descenso al infierno de la bebida, la drogadicción y la soledad. Una historia que se sigue con marcado interés gracias a un amplio repertorio de virtudes. Cómo no un gran reparto, con un brillante Egerton que también canta (todos, de hecho, lo hacen). El filme se atreve a mostrar al verdadero Elton, retratándole con dureza y sumergiéndose en sus hondas sombras. Y por último, el mayor elemento de frescura: el filme es un musical, que usa las canciones de Elton de manera dramática para avanzar la trama en excelentes números y coreografías injertados en la diégesis. Un filme de corte clásico y academia bien entendida, que entretiene sin por ello abandonar la honestidad y la gravedad psicológica para con la figura que se somete a escrutinio. Una muy grata película, que duda cabe. 

Allí donde la presentación es brillante, esto no nubla nuestro juicio para vislumbrar que el fondo es tan familiar como siempre. El desarrollo de la trama es predecible, y los puntos obligatorios por los que el antihéroe debe pasar suceden, siendo la primera ruptura con su marido y el inicio del declive y las dudas un sector mal manejado a nivel emocional. Y por muy hondo que sea el infierno de Elton, la mirada general de él y evaluación de su figura es eminentemente complaciente (no en vano, produce el filme). Un filme tan disfrutable en el momento de descubrirlo como leve a la hora de anclarse en la memoria. Da más y mejor, pero sigue siendo lo mismo, acomodado y fabricado. 

Vibrante, eficaz y claroscura, Rocketman es una de las veces en el cine reciente que mejor se nos ha contado una historia que conocemos demasiado bien. 

  • Título: Rocketman
  • Dirección: Dexter Fletcher
  • Guión: Lee Hall
  • Actores: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard, Steven Mackintosh
  • Dirección de Fotografía: George Richmond
  • Música: Matthew Margeson, y versiones de obras originales de Elton John
  • Estreno: 31 de mayo de 2019
  • Duración: 121 minutos
  • Web Oficial: https://www.paramount.com/movies/rocketman
  • Nota: 6,8/10

Deja un comentario