Películas de Cannes 2015 – Escenarios desapacibles

En 2015, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Tras el visionado y reflexión de Dheepan, Sicario, La asesina y Langosta, todas ellas entre los mayores éxitos de la última edición del Festival de Cannes, peculiar es igualmente que la peor cinta de las cuatro sea, paradójicamente, la última Palma de Oro. Resulta igualmente inevitable asombrarse al hallar un fundamental elemento en común entre propuestas tan diferentes. Desde la cripticidad poética del Wuxia de autor, el drama social de inmigración, el «thriller» de acción pesimista o la comedia negra distópica, cuatro voces muy diferentes reinventan los mismos insertando a los héroes de sus relatos en escenarios, por uno u otro motivo, desapacibles.

Hou Hsiao Hsien plantea en La asesina un producto de difícil pero muy gratificante consumo, envolvente dentro de su incómodo ritmo y argumento y tremendamente eficaz a nivel sensorial gracias a sus logros visuales y sonoros. Su escenificación sutil y concisa de este drama secular de palacios y espadas se desarrolla en unos escenarios bellos pero intrigantes, dónde la batalla aflora en cualquier momento y las tragedias políticas traspasan generaciones y se llevan a cabo a través del verbo en suntuosas estancias. Los vacíos de espacio cobran tanta importancia como las acciones de los personajes, y lo que se deduce se torna esencial para captar en plenitud lo que se muestra. La excelencia de la forma cómo elemento de seducción, y los paisajes naturales como un personaje más sustentan una de las mejores películas del año. 8/10

La familia falsa de Dheepan deberá sobrevivir humildemente adaptándose a un ambiente tan hostil como aquel del que huyeron en primera instancia. Y son la tensión contenida entre las bandas de ese barrio, y los puntuales estallidos de violencia, los que dotan de fuerza a una película a la que le falta sobremanera el empaque que Audiard mostró en la soberbia Un profeta.  Unos personajes convincentes dan cuerpo a la historia y contribuyen a una experiencia agradable para el espectador, pero en absoluto memorable, debido a una acción que se perfila levemente pero apenas se cumple, y un ritmo lento necesitado de más conflictos narrativos entre personajes. Aderezado todo ello con una realización competente pero poco destacable. Nos encontramos por tanto ante una buena película, pero que no hace justicia ni a sus logros ni al nombre de su realizador. 7/10

Villeneuve prosigue en Sicario su maduración como realizador con un relato áspero de cárteles mexicanos cuya excelsa factura visual enriquece su sencillo argumento. Sus seductores personajes, la inquietante banda sonora y la excelsa fotografía atrapan al espectador en este negro retrato de las pésimas condiciones de vida de Ciudad Juárez. Relato al uso, sí, pero soberbiamente presentado, usando a la perfección la narrativa cinematográfica para ello. Una de las propuestas más impactantes del año, que mejora las anteriores obras del realizador y le apuntala como valor al alza. Para un servidor, la mejor película de las cuatro. 8/10

En Langosta Lanthimos sitúa a la audiencia en la incómoda piel de los sufridores pobladores de un futuro opresivo en el que sólo cabe ser un animal o vivir reprimido, seas soltero o casado. La ausencia de libertad en ambos casos implica una infelicidad interiorizada hasta el extremo por unos personajes inexpresivos, cuya carencia de emociones o empatía al expresar las absurdamente específicas frases sustentan el cuerpo de esta comedia de humor nigérrima, salpicada inevitablemente por esos frívolos apuntes puntuales de violencia sádica que son marca personal del griego. Una violencia que supone un difícil escollo para una cómoda accesibilidad a su filmografía, pero que en este caso apunta a una tendencia a la moderación que servidor aplaude. Con todo, el film triunfa al inquietar al espectador, gracias a una distopía orwelliana que plantea no pocas reflexiones sobre la ausencia de las libertades y de lo cerca que andamos del desastre ético. 7/10

Cuatro interesantes narraciones, todas ellas ejemplos de buen cine, que demuestran la vigencia de Cannes como el Festival de mayor prestigio internacional con la calidad del programa que ofrece año a año. Y que, sobre todo, muestran cuán fundamental es en un buen ejercicio cinematográfico una exquisita atención a la recreación del ambiente en el que se mueven los personajes, que no es sólo un lugar de tránsito, sino un elemento que dota de cuerpo a la diégesis y cohesiona las atmósferas narrativas.

Licencia de Creative Commons

Deja un comentario