Muchos hijos, un mono y un castillo – Excentricidades seniles

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Si bien son muy pocas al final del año, servidor hace siempre un claro esfuerzo por ver lo mejor que el cine español tiene que ofrecer durante cada temporada. Un esfuerzo que se ha visto facilitado por mis recientes periplos festivaleros. Y de entre el cine patrio reciente, una de las sensaciones del final de año es la película que nos ocupa: el documental biográfico Muchos hijos, un mono y un castillo, galardonado con el premio a mejor documental en el Festival de Cine de Karlovy Vary, presentado en España en la sección Zabaltegui-Tabakalera del último Festival de San Sebastián y nominado al Goya a mejor película documental. Una película que, por motivos diversos, se me resistía. Por incompatibilidad horaria de las secciones, no pude verla en San Sebastián, y pese a que se presentó en el Matadero de Madrid, se agotaron las entradas durante los tres días que se exhibió. Sin embargo, tan pronto como supe de su existencia, conocí su sinopsis y vi sus tráilers, sabía que tenía que verla. Fuese cuál fuese el resultado, resultaba evidente que nos hallábamos ante la propuesta más fresca y original del cine español de última cuña. Y si bien el filme final no sorprendió ni añadió nada a mis suposiciones previos, pocos visionados más desternillantes he vivido en 2017. Una captación audiovisual excelente del absurdo y la astracanada. Una película que no amplía lo presentado en sus primeros minutos, y que no ofrece muchas cosas que en revisionados enriquezcan la carcajada, pero que logra que empatizemos y nos riamos con sinceridad y exceso con una historia muy personal. 

Desde el 2001 hasta el 2016, el actor devenido en director Gustavo Salmerón ha estado grabando material para un documental biográfico de su madre, Julita Salmerón. Una anciana desquiciada, entrañable y carismática que ha logrado realizar los tres grandes deseos de su vida: tener muchos hijos (en el documental conocemos a seis de ellos, los seis que siguen con vida, que integran una numerosa familia unida caótica pero feliz), un mono (del que, lamentablemente, sólo quedan fotografías) y un castillo, que pudo adquirir gracias a la herencia de un tío adinerado. Y este documental se centra en retratar a la volcánica Julita a través de sus interacciones diarias, centrándose en la búsqueda de las vértebras de su abuela por el Castillo y la mudanza del mismo cuándo deben abandonarlo por deudas económicas. Una vida plenamente Berlanguiana, que ningún guión podría haber ideado con mayor ingenio y excelencia cómica. Una película excelentemente montada que constriñe años en una narración fluida y plagada de personajes entrañables y elementos de interés. Excelente trabajo de grabación y recopilación de material de archivo para documentar con profusión unos años de mucha actividad familiar. Gracias a la naturalidad y personalidad, principalmente, de esta magnética matriarca, Gustavo consigue que nos impliquemos en la acción y la sigamos sin cuestionarnos nada. Estupendas elecciones musicales que cimentan el tono absurdo y grotesco que se manifiesta como más importante característica de esta vigorosa película. 

Aún siendo breve, la película se siente demasiado larga, estirada en sus últimos diez minutos. Y si bien se contempla de principio a fin sin aristas, sus 88 minutos dan la misma sensación que sus veinte iniciales, de modo que su construcción no se plantea como un enriquecimiento o una construcción climática, sino un agradable y continuado más de lo mismo. Se echa en falta material videográfico del mono, y conocer más de los hijos de Julita. Y todos aquellos que vieron su tráiler se sentirán decepcionados al ver que el filme no da más que eso, es una versión alargada de esos dos minutos. Una película que impacta como una bomba pero que difícilmente pedirá volver a ella. Una comedia que poco anclará en el subconsciente cinéfilo más allá de su plano humano. 

Frondosa, disparatada y tierna, Muchos hijos, un mono y un castillo no va más allá de la fuerza de su premisa, pero esta es tan poderosa que permite construir a su alrededor un documental vibrante que hará las delicias de mucha gente. 

  • Título: Muchos hijos, un mono y un castillo
  • Dirección: Gustavo Salmerón
  • Guión: Gustavo Salmerón, Beatriz Montáñez, Raúl de Torres
  • Actores: Julia Salmerón, Gustavo Salmerón, Antonio García, Paloma Salmerón, Daniel Salmerón
  • Dirección de Fotografía: Gustavo Salmerón
  • Música de: Nacho Mastretta
  • Estreno: 15 de diciembre de 2017
  • Duración: 88 minutos
  • Web Oficial: http://www.caramelfilms.es/site/sinopsis/muchos_hijos_un_mono_y_un_castillo
  • Nota: 7,3 /10

Deja un comentario