Moonrise Kingdom – Amor por encima de todo

En 2012, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Insto encarecidamente a todo el mundo a ver esta película, la mejor de lo que llevamos de año. Supone una ocasión única para descubrir a un artesano de la imagen e incentivar el interés hacia su filmografía.

Este director texano, cuyo cine no es muy conocido por el gran público, es muy admirado por los cinéfilos, siendo uno de los directores de la modernidad con un estilo más característica (como lo son Tim Burton o Quentin Tarantino). Entre sus obras más relevantes encontramos Los Tenenbaums, Academia Rushmore o su única incursión en la animación, Fantástico señor Fox.

Esta película, posiblemente su mejor trabajo, es una fábula deliciosa que , aunque gustará más al público adulto, hará gozar al público infantil , pues aunque sea una película personal y diferente, es de fácil visionado por su poca complejidad.

La historia se sitúa en New Penzance, una pequeña isla (probablemente ficticia) de Nueva Inglaterra escasamente habitada, en el verano de 1965. La actividad mayoritaria son los campamentos scouts. Sam Zukosky, un explorador de 12 años, se enamora de Suzy Bishop, hija de una desustructurada familia, y juntos planean huir de sus respectivas vidas juntos para vivir su historia. El resto de muchachos y todo el personal adulto de la isla, entre ellos los padres de Suzy ( Frances Mcdormand y Bill Murray), el jefe de policía (Bruce Willis) y el Monitor del campamento Scout (Edward Norton) parten en su búsqueda para separarlos. Insto encarecidamente a todo el mundo a ver esta película, la mejor de lo que llevamos de año. Supone una ocasión única para descubrir a un artesano de la imagen e incentivar el interés hacia su filmografía.

Esta preciosa historia sobre el primer amor juega con el contraste entre la madurez de los personajes juveniles y la absurda infantibilidad de los adultos. Cómo con Woody Allen, Anderson se rodea de superestrellas para legarles papeles secundarios, como en este caso , en el que el protagonismo se centra completamente en su espléndida pareja protagonista (cabe destacar que ninguno de los dos había actuado antes en ninguna película). Bien es cierto que uno de los pocos defectos de la película es la poca atención que se dedica a esos adultos, que aunque supondría restar protagonismo a Gilman y Hayward ofrecen detalles que dan a entender que podrían haber dado mucho más de sí (la inverosímil Señora Bishop que habla con sus familiares con una bocina y que mantiene una aburrida relación con el personaje de Willis materializada en pantalla con encuentros nocturnos en los que se comparte las caladas de un cigarro).

Moonrise Kingdom es una película inolvidable, perfecta en el apartado técnico. La banda sonora, mezcla de canciones de amor añejas, fragmentos de música clásica y composiciones originales de Alexandre Desplat, es espectacular. La fotografía , de composición simple pero depurada y esteta( nos da la sensación en múltiples momentos de estar viendo una postal de faros costeros amarillenta por el paso del tiempo) es de gran belleza. El vestuario, extremadamente colorista y exagerado, caricaturiza el contexto y sus personajes, susténtandose en los clichés visuales y aderezándolos con imaginería propia,aclarando así que el mundo de su película no es real , es una ficción propio cargada de surrealismo(destacando en este aspecto las peculiares intervenciones del narrador Bob Balaban) y humor Andersoniana. La estética emula a las ilustraciones de cuentos infantiles de antaño (se aprecian semejanzas con la anterior película del director.), produciéndose, en fin, una positiva evolución de un estilo cinematográfico.

Deja un comentario