Midsommar – Enajenación tribal

En 2019, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Bien sea por intereses económicos, bien sea por su adecuación estilística a las inquietudes sociopolíticas del zeitgeist contemporáneo, se establecen furibundas corrientes de opinión. Corrientes a las que cientos de personas se suscriben para, en estos casos, alabar una película antes de que se estrena y ponerla de moda. Corrientes que logran que el producto en cuestión que proceda ensalzar adquiera un estatus tal que, a fin de reproducir rápidamente este eco social, se corra a producir un nuevo largometraje en un tiempo récord. Y de esta manera, allí dónde algunos realizadores se toman su tiempo para macerar cada nuevo proyecto, otros nos bombardean a nuevos clásicos en años consecutivos. Pasó en su día con Denis Villeneuve y está pasando ahora, en ese género tan susceptible a inquietudes, impresiones y objetivos dispares como el del género de terror, con Ari Aster. El año pasado los medios respondieron al estreno de Hereditary como si aquello fuera el séptimo advenimiento. Y este verano, su nueva película viene a salvarnos de la mediocridad y a probarlo como el maestro del cine por venir: se trata de Midsommar. Disfruté bastante con su ópera prima, más interesante por sus soluciones de puesta en escena que por su manera de afrontar el terror. Pero ni mucho menos me pareció la gran película que tantos festejaban. Era por ello oportuno ver una película más del realizador para ver si realmente había un talento que confirmar o era todo más humo que otra cosa. Y visioné una buena y atractiva película que mejora levemente la anterior, pero que me deja unas sensaciones generales similares a las de aquella. Una película atractiva en su drama y medida en su realización, pero algo simple en su contenido. Cine de terror clásico con una puesta en escena más elegante de lo habitual. 

La frágil y sensible Dani Ardor (estupenda Florence Pugh) vive unos días muy duros tras una trágica pérdida. En compañía de su novio Christian (Jack Reynor) y un grupo de amigos suyos deciden asistir al solsticio de verano en la exótica comuna sueca de Hårga, la cual se esconde en el bosque y respeta ritos y costumbres ancestrales. Lo que parece un experimento sociológico inofensivo para futuras tesis acaba transformándose en una malsana y espeluznante ratonera sin escapatoria. Una historia de dolor y pérdida interna y de inesperada terapia de sanación. Un viaje de ida sin vuelta y un sumergimiento en una cultura arcaica de simbología violenta. Múltiples son los aciertos que nos aferran a la butaca. Grandes interpretaciones del grupo de amigos visitantes, en particular una excelente y desgarrada Florence Pugh. Buena y tensa banda sonora, que teje la malsana atmósfera del filme. Y la realización de Aster es innegablemente virtuosa, construyendo a lo largo del metraje múltiples planos e imágenes que se anclan en la memoria. Un filme elegante y, ante todo, perturbador, que nos entretiene y atrapa logrando incluso divertirnos en su inicio y que reproduce con acierto los viajes lisérgicos, la extrañeza ante los ecosistemas cerrados y fanáticos y el rechazo ante la violencia aceptada como parte de la rutina y despojada de su cariz alienante. 

El devenir de la trama se cuece a fuego lento y a largo recorrido, pero en última instancia el punto hacia el que se dirige la aventura no es particularmente ingenioso ni atractivo. La interesante y lograda tragedia psicológica y descripción de los personajes centrales acaba quedando diluida en pos de una trama más arquetípica de muchos atrapados en un ambiente hostil con una amenaza de la que no puedes rehuir. Unos enemigos estos, los habitantes de la comuna, representados de una manera simplista e incluso caricaturesca. Llega un punto concreto en el que el espectador va por delante, y desea un punto extra de extravagancia, sorpresa y desenfreno lisérgico que le habrían hecho mucho bien a una película, en última instancia, menos alucinada de lo que se cree. 

Inquietante, juguetona e incluso grotesca, Midsommar nos transporta a un viaje de enajenación y descubrimiento de frugales frutos pero sugerente recorrido. 

  • Título: Midsommar
  • Dirección: Ari Aster
  • Guión: Ari Aster
  • Actores: Florence Pugh, Jack Reynor, Will Poulter, William Jackson Harper, Ellora Torchia
  • Dirección de Fotografía: Pawel Pogorzelski
  • Música: Bobby Krlic
  • Estreno: 26 de julio de 2019
  • Duración: 145 minutos
  • Web Oficial: https://www.deaplaneta.com/es/midsommar
  • Nota: 6,8/10

Deja un comentario