Mi obra maestra – El arte y la farsa

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Mes de noviembre, y ya nos estabilizamos de nuevo en la rutina de estrenos y pases de prensa. Dado que nos hallamos en los últimos compases del otoño, es de rigor empezar a descubrir películas de la programación de los últimos festivales del verano. Ya hemos podido degustar los platos fuertes de la última edición cannoise, pero la oferta veneciana aún está por descubrir. Un plantel de títulos, más o menos logrados, de consolidados creadores. Algunos distribuidoras tienen a bien situarlos en nuestras pantallas, y A contracorriente Films ha tenido a bien estrenar la película que nos ocupa tras haber hecho lo propio con la obra previa, que tuvo un notorio éxito: Es Mi obra maestra, vista fuera de competición en la Biennale y nueva película del argentino Gastón Duprat, quién dirigiera con Mariano Cohn la estupenda El ciudadano ilustre. Disfruté mucho con ella, por lo que este ya era suficiente motivo para desear ver la nueva, pese a que no viniera acompañada por críticas particularmente entusiastas. Las comedias suelen tener poca presencia en esta página, de ahí que siempre estamos abierta para que alguna entre en nuestros listados y reciba nuestro beneplácito. Por ello nos encaminamos al pase de prensa organizado por Mediapro en Telson 360 con muchas expectativas y apetencia. Abandonamos dicha proyección decepcionados, pero agradados. Nos divertimos mucho con una comedia vibrante, cínica y con mala leche, pero superficial y dócil. Una narración de atractivos personajes y temas con miga, pero débil en su desarrollo y blanda en su cierre. Una película tan disfrutable como, en última instancia, prescindible. Seguimos. 

Arturo (Guillermo Francella) es galerista en Buenos Aires, un despiadado y encandilador vendedor de obras de arte. Lleva décadas relacionándose con su amigo y artista Renzo, un maestro con el pincel pero sociópata y arrastrado a una enorme decadencia profesional. No se entienden, pero sus diferencias también se trasladan a un panorama de negocios que lleva tiempo estancado. Hasta que una descabellada idea les haga reflotar. Una comedia eminentemente argentina de señores estafadores y pillos, volcánicos y carismáticos. Una crítica desenfadada y ácida del mundo del arte. Una sátira de la ya arquetípica figura del creador fuera de la realidad. Un humor negro de intenciones aviesas ya consolidado que da lugar a la labia rauda e ingeniosa de sus intérpretes, y lograr la complicidad de una audiencia que reconoce la realidad parodiada y los absurdos de la misma. Y es el buen trabajo de los dos actores principales lo que redondea la experiencia, y lo bien definido que está el hilarante Renzo. Francella es una inmejorable contrapartida, y el continuo fluir del relato logra que lo sigamos sin dificultad. Una comedia que cumple holgadamente con su cometido, y que sin duda puede ser una de las mejores exponentes del género de los últimos meses. Una muestra más del buen estado de salud del cine argentino, y de la alta actividad de Cohn y Duprat. 

Allí donde el inicio y primera parte tienen fuerza y mucho interés, la película se detiene cuando a Renzo le sucede algo trágico, y no remonta el vuelo desde entonces. El desarrollo carece de mordiente y bilis, es demasiado amable, y del mismo modo que ambos personajes centrales están tan bien definidos, el tercer integrante del núcleo argumental, el interpretado por Raúl Arévalo, no puede ser más simple. E incluso en sus elementos de mayor gancho, el mosaico social deviene superficial en esta ocasión. Y el cierre, en alegre tono, no llega a ningún sitio claro, y cierta promesa planteada por Francella a los espectadores en narración en off tampoco se resuelve de manera satisfactoria. En definitiva, un ejercicio simpático que gustará a pequeños y mayores, pero que no aprovecha al máximo el talento de las partes implicadas. Una obra a la sombra de El ciudadano ilustre

Satírica, locuaz y pícara, Mi obra maestra es una película divertida y amena, pero no logra ir más allá de un visionado simpático y malicioso. 

  • Título: Mi obra maestra
  • Dirección: Gastón Duprat
  • Guión: Andrés Duprat
  • Actores: Guillermo Francella, Luis Brandoni, Raúl Arévalo, Andrea Frigerio, María Soldi
  • Dirección de Fotografía: Rodrigo Pulpeiro
  • Música de: Alejandro Kauderer y Emilio Kauderer
  • Estreno: 16 de noviembre de 2018
  • Duración: 100 minutos
  • Web Oficial: http://www.acontracorrientefilms.com/pelicula/905/mi-obra-maestra/
  • Nota: 6,6/10

Deja un comentario