Las niñas – Divina castración

En 2020, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Tras unas semanas de incertidumbre, comenzamos el nuevo curso 2020-2021 con varios estrenos confirmados y unos números de asistencia a salas creciente, con los primeros grandes estrenos a nivel mediático. Toca ir abriendo a nuevos descubrimientos. No sólo las remanentes festivaleras del 2019, sino los primeros grandes títulos del 2020 en el Cine de Autor. El título que nos ocupa ya está causando revuelo y admiración en el panorama patrio. Un filme que es, como la gran mayoría de la producción audiovisual española (lo cual arroja una devastadora reflexión sobre nuestro precario tejido empresarial), una ópera prima. Presentada en febrero en la sección Generation del Festival de Berlín, ganadora hace una semana de la Biznaga de oro en el Festival de Málaga e incluida en días recientes en la programación del Made in Spain del Festival de San Sebastián. Se trata de Las niñas, trabajo de Pilar Palomero que supone la primera incursión en la producción de una de las distribuidoras españolas de cine independiente de los últimos años, Bteam Pictures. Filme que viene precedido de prestigio y entusiasmo, lo cual impulsaron a que acudiese a descubrirla recargado de interés. En las próximas líneas desglosaré y reflexionaré sobre las virtudes de un título atractivo y recomendable hacia el que guardo algunas reservas. Un drama femenino preciso al capturar realidades pasadas y transmitir problemáticas generacionales que ofrece algunos rasgos narrativos torpes e impersonales. 

Celia (Andrea Fandós) es una niña inquieta criada por una madre soltera (Natalia de Molina) en la Zaragoza de 1992. Es educada en un estricto colegio de monjas, y en este nuevo curso integra en su grupo de amigas a una nueva compañera venida de Barcelona. Todas ellas empiezan a experimentar las inquietudes y cambios de la adolescencia, hasta que el castrador yugo cristiano corte sus alas. Un regreso al pasado para diseccionar un trauma cotidiano y lamentablemente normalizado de toda una generación de niñas españolas. Un dispositivo de evocación para concienciar sobre dramas aún vigente de represión de género a tiernas edades. Una dura y depresiva visión de los mecanismos educativos de adoctrinamiento asumidos e integrados hasta el tuétano de nuestra identidad patria, beata y de fachada alegre nada exenta de hipocresías. Una mirada atrás a las represiones del ayer desde el prisma de las sensibilidades igualitarias del hoy. Un filme llevado a cabo con un aplomo sorprendente para un debut. Una pequeña tragedia infantil cuyo relato resuena verdad, denuncia, claridad de miras y habilidad para configurar indeseables reflejos. Un trabajo que destaca por el gran trabajo interpretativo de sus intérpretes, con un encomiable desempeño de sus debutantes niñas. Producción que va de menos a más y que captura con extremo acierto el mundo psicológico de la niña protagonista, su vacío interno. Palomero lleva a cabo con éxito un perfilado entramado tonal de opresión, lleno de silencios expresivos e imágenes y estampas oscuras a modo de encarnación de las ataduras y coacciones del entorno de Celia. Estigma y tormenta en vida como consecuencia directa de un sentimiento de culpa abrasiva plantado en las cabezas desde los más tiernos estadios. 

Si bien llevada a cabo con minuciosidad, la recreación histórica del universo de los personajes se lleva a cabo desde los primeros compases del filme desde una nostalgia simplona y complaciente, circulando por varios lugares comunes en lo que respecta a músicas escuchadas o aparatos utilizados, extendiendo ese relato simplificador de que todos teníamos idénticos gustos y actitudes en épocas concretas. Texturas de imagen aparte, Palomero no ofrece una propuesta particularmente sugerente desde la realización (una presentación en planos medios un tanto plana), y no acabamos de intuir detrás del filme una voz autoral realmente genuina. Es un filme que recorre sendas demarcadas por el cine de autor español, por el independiente de autor alabado en festivales, sin añadir aportaciones atractivas de cosecha propia. Una vez sus mensajes y temas empiezan a dilucidarse, el filme procura declamarlos y verbalizarlos de manera evidente y transparente, optando en ocasiones por subrayar sus conceptos de manera verbal. Sus objetivos son poderosos y atractivos, y no todo filme debe de optar por la sutileza, pero en el largo plazo todo espectador se acaba viendo beneficiado de filmes que confían más en la suspicacia de la audiencia. Es un filme más de instancias aisladas que de un conjunto extraordinario. Pero ofrece no pocas secuencias realmente notables, merecedoras por sí solas de validar el precio de la entrada. 

Silenciosa, desolada y crítica, Las niñas se acomoda en algunos recalcados pero alcanza cuotas emocionales poderosas. 

  • Título: Las niñas
  • Dirección: Pilar Palomero
  • Guión: Pilar Palomero
  • Actores: Andrea Fandós, Natalia de Molina, Carlota Gurpegui, Zoe Arnao, Julia Sierra
  • Dirección de Fotografía: Daniela Cajías
  • Música: Juan Carlos Naya
  • Estreno: 04 de septiembre de 2020
  • Duración: 100 minutos
  • Web Oficial: http://bteampictures.es/las-ninas/
  • Nota: 7,2/10

Deja un comentario