Las Diabólicas – Terror moderno en los 50

En 2012, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

No podía ser otra que la cinematografía francesa, sin duda la segunda a nivel mundial históricamente en cuanto a número de buenas películas, la cual aportase alguna película de suspense más allá de Hitchcock. Pues esta gran película de Clouzot, poseedor de una atractiva filmografía, no sólo bebe de las características estilísticas del mago de suspense, sino que además se presenta en varios aspectos como una obra moderna muy adelantada a su tiempo.

La tensión es constante desde el primer momento, pues ya cuando vemos a la pareja femenina del relato, mujer y amante del odioso director de un Instituto de niños conflictivos (cuyo ambiente represivo es reflejado a imagen y semejanza de Zero de conduite de Jean Vigo), nos suponemos que traman algo, y una vez descubierta el (aparente) plan de asesinato que traman, esa sensación de «aquí hay gato encerrado» no se desvanece. No sólo el misterioso devenir de los sucesos y el sorprendente giro final de la trama (ejemplo de lo que servidor llamaría «cine engaño», una eficaz técnica en thrillers) es desconcertante, también las reacciones espontáneas de los personajes secundarios (las miradas de alarma del conserje y algún otro que, aunque no tengan más trascendencia que unas simples sospechas de que algo no va bien , pero acostumbrados por el cine americano nos hace pensar en algún tipo de involucración), las increíbles declaraciones del chavalín al cual, sin embargo, crees desde el primer momento, o el taimado comportamiento del detective jubilado, figura tan reiterada en la posteridad.

Mención aparte merece la escena final en los oscuros pasillos del piso superior, polémica desde múltiples perspectivas. El transparente camisón que porta como única vestimenta en esta escena la mujer del director (interpretada por la mujer de Clouzot) seguro alarmó a más de uno, pero ante todo el manejo de los elementos en imagen y el silencio angustioso para crear tensión es asombroso a la par que visionario, pues no es raro observar este recurso en el terror contemporáneo, así cómo un muy impactante, incluso con el paso del tiempo, susto en un baño, recurriendo al escabroso y ya popular recurso de los muertos como originador del terror.

Sobriamente dirigida, ambientada (acertado y ácido retrato del ambiente social y los seres que lo habitan) e interpretada (estupendas Simone Signoret y Vera Clouzet como dispar dúo), Las diabólicas se erige como ejemplo de la influencia del Cine Americano en Europa, que en manos diferentes da lugar a algo nuevo.

Deja un comentario