La propera pell – Ubicuidad identitaria en las nieves

En 2016, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Isaki Lacuesta, curtido realizador catalán de origen vasco de prestigio crítico y fama en circuitos comerciales reducidos, mayormente con documentales, se alía en esta ocasión con su productora y co-guionista habitual Isa Campos para co-dirigir una película de ficción en pueblos pequeños escondidos en las nevadas montañas del Pirineo, afrontando un tema basado en hechos reales que ya se encaró en El impostor. Y salen triunfantes de la empresa. Gracias a un gran guión hábilmente tramado, una ambientación espacial medida y cautivadora, una atmósfera narrativa reposada pero magnética y, sobre todo, estupendas interpretaciones, La propera pell te lleva de la mano por una travesía gozosa y lograda.

fotograma-02Leo es un chico abandonado que vive en el extranjero en un centro de atención de muchachos sin familia. Su tutor indaga en sus registros y consigue rastrear el origen genético del chico. Su nombre real es Gabriel, y llama a su madre Anna, que acude con su cuñado Enric a recogerle, desesperada por reencontrarse con él tras su desaparición hace ocho años. Los cuatro regresan a su escondido y diminuto pueblo natal en las montañas del Pirineo, durante la temporada baja de esquí, y le acompañan durante los primeros días de aclimatación, en los que Gabriel debe adaptarse a un nuevo ambiente plagado de muchos elementos de su pasado, del cual no recuerda muchas cosas debido a una amnesia disociativa. Poco a poco Gabriel se hará haciendo su propio espacio, y descubrirá los entresijos y mentiras que subyacen en aquella familia. Si es que realmente estamos hablando de Gabriel. Una premisa interesante, en la que de nuevo nos hallamos ante la amenaza del extraño, de la intrusión en la vida privada y de conflictos identitarios. La necesidad de una familia y la potencia de unos recuerdos nostálgicos, reales o infundados. Y un ecosistema frío y desolador, que se mete en el alma y empapa al recién llegado de su estado de ánimo. El mundo de la tradición, de la caza, allí donde nadie guarda secretos y la violencia late somnolienta tras la faz de los paisanos. Una nueva demostración de que el escenario no es sólo paisaje, sino un elemento cinematográfico que dota a las narraciones de determinadas atmósferas o tonos, y las enriquece en matices. El amor y la necesidad de cariño fluye orgánicamente a través de la compañía y el roce prolongado. Todo ello cohabita en una historia que va destejiendo su tela de araña gradualmente y no pierde en ningún momento el interés del espectador.

La fotografía atenuada transmite el ascetismo y sequedad del relato, y la parca pero correctísima realización, aunque da importancia visual a los paisajes, pone siempre a los personajes como núcleo de la película. Todos ellos excelentemente interpretados, destacando un sorprendente Álex Monner como protagonista canalla a la par que penitente en su fuero interno, pero sufridor y cautivador (un veterano Sergi López rinde una vez más a alto nivel en su enésimo rol de ser despreciable). Tan sólo puede achacársele al filme cierta predictibilidad en el desarrollo del guión (más allá de los secretos del drama familiar, pocas sorpresas rodean a la intriga de la identidad de Leo/Gabriel) y un clímax no lo suficientemente contundente para satisfacer la tensión creada durante todo el metraje.

Rodada mezclando catalán, francés y castellano, La propera pell es una película modesta de desarrollo poco sorprendente, pero sobresaliente como drama y como película de personajes, en la que Historia, ambientación y forma discurren muy bien construidos. Uno de los mejores filmes de la ya de por sí gratificante cosecha nacional de este 2016. 8/10

Deja un comentario