La piel fría – Relato sin pulsión

En 2017, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Gracias a la distribuidora Diamond Films pude asistir, en la Academia de Cine de la Calle Zurbano en Madrid, a un pase de prensa a una de las películas que compite en estos momentos en Sitges: la película fantástica española La piel fría, adaptación de la novela de Albert Sánchez Piñol dirigida por Xavier Gens. Cine de género no tan común en nuestro país dirigido por un francés y producido con apreciables medios, grabada en inglés y filmada por un equipo técnico español. Una película cuya sugerente premisa y cuidado acabado visual invitaban al optimismo, así como unas primeras impresiones optimistas. Por los que todo amante de género esperábamos el estreno del filme con interés, y el inesperado pase fue recibido con inusitada emoción. Acudí a la sala con alegría, dispuesto a sumergirme de pleno en la diégesis. Y sin duda disfruté de una película hermosa y muy noble. Una película con logros técnicos claros y, en suma, con la capacidad de narrar con convicción. Pero también una oportunidad perdida, en tanto producto falto de chispa del que siempre deseé algo más. Los elementos cautivadores están ahí, pero no se ahonda con la profundidad en ninguno de ellos. Si bien no estamos acostumbrados a películas como esta en España, el cine de género puede ofrecernos muchas películas muy similares a esta y mejor resueltas. Una película muy disfrutable y llevadera, pero poco excepcional. 

La piel fríaA principios del siglo XX, un barco llega a una pequeña isla perdida en el océano. Un joven (David Oakes) llega allí a relevar en su puesto al oficial atmosférico de la isla, pero este esta desaparecido, y el único habitante de la isla es un loco que vigila el faro, Grúner (Ray Stevenson, huraño y monocorde). Tras tres noches de ataques inesperados de masas de monstruos anfibios antropomorfos, se refugiará con el huraño veterano en los faros y se prepararán para las cargas nocturnas, dónde comparten el espacio con una servicial espécimen femenina que hace las veces de mascota , Aneris (una Aura Garrido irreconocible tras capas de maquillaje). Con el paso del tiempo, sospechará que hay un misterio tras este conflicto y el carácter huraño de Grúner. Una historia de aislamiento, adaptación, romance, pérdida y resentimiento. Un relato alegórico sobre seres abandonados y renegantes, con el maltrato entre especies en primer plano, aunando fantástico y biología mágica con trasfondo intimista de hombres errantes. La fotografía de Daniel Aranyo es una de las grandes virtudes de este filme, repleto de angulares panorámicas y elegantes tomas áereas y travellings, y también su dirección artística y diseño de producción, filmando en hermosos parajes naturales. Gracias a la música y la estructura narrativa, Gens logra tejer una atmósfera envolvente, y cimentar un tono mágico y místico que rodea a un filme más tierno y trágico que terrorífico. Y un relato con varias capas que logra dejar todas las pistas para que el espectador junte las piezas sin que le sea dictada la resolución explícitamente (principalmente, el origen e identidad de estas criaturas, el de Aneris en concreto, su vínculo con el supuestamente llamado Grúner y los motivos de este para odiar a las bestias y no desear incorporarse a la sociedad). El arco de Grúner es un foco de interés, así como la relación de ambos con la tímida, asustada y entrañable Aneris. Estos niveles de narración y la competente y hermosa ejecución visual son suficientes motivos para habilitar un visionado atento y agradable, sin momentos de hastío, irritación o cuestionamiento. 

Pese al atractivo del relato y la solvencia de la factura, el ritmo del relato palidece por momentos y escasea en garbo, y los personajes nunca llegan a ser entrañables, carentes de carisma y, en el caso del recién llegado, acompañado de una voz en off literaria, cargante y prescindible a nivel cinematográfico. El romance apenas queda apuntado, el misterio biológico desperdiciado, el miedo es pronto abandonado, el misterio llega a su momento álgido en el peor momento a nivel de tono emocional y la estructura de ataques y preparar la defensa es reiterativa. Pese a ser entrañable a nivel emocional, la película no emociona más allá de una dermis audiovisual, no acomete sus tramos narrativos con la misma elocuencia y, en suma, va perdiendo encanto conforme avanza, según va eligiendo el camino que vislumbrábamos desde el inicio y no ahonda en los elementos de inquietud (amor entre especies, el hundimiento del barco…). Un filme que deja indiferente, por improbable que pueda parecer. 

Fría, superficial, y blanda, La piel fría es cine de género de espíritu artesano y romántico, pero pese a su atractivo argumento e imagen es una literaria oportunidad perdida. 

  • Título: Cold Skin
  • Dirección: Xavier Gens
  • Guión: Eron Sheean y Jesús Olmo. Basado en la novela de Albert Sánchez Piñol   
  • Actores: David Oakes, Ray Stevenson, Aura Garrido
  • Dirección de Fotografía: Daniel Aranyo
  • Música de: Víctor Reyes
  • Estreno: 20 de octubre de 2017 
  • Duración: 101 minutos
  • Web Oficial: http://www.imdb.com/title/tt1034385/combined
  • Nota: 6,8/10

Deja un comentario