Jupiter´s Moon – Refugiados flotantes

En 2017, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

El viernes 10 de noviembre fue el día que deparó el destino para que asistiese a mi primer pase de la distribuidora Wanda Visión. Y la película que haría los honores no podía ser más golosa: el drama fantástico húngaro Jupiter´s Moon, dirigida por Kornél Mundruczó, integrante de la Sección Oficial del último Festival de Cannes y ganadora del premio a la Mejor Película en el último Sitges. Una unión sugerente del tema de los refugiados con el cine fantástico que, más allá de su interés inherente, contaba con el morbo de contrastar cuán de acertada estaba esa crítica que la denostaba. Parecía este ser un ejemplo más de película despreciada en la ciudad francesa y reivindicada en su estreno comercial y entre los festivales de otoño. Por todas estas razones, revestimiento de caché y polémica, me hicieron acudir al pase con un entusiasmo mayor al que ya de media acostumbro. Mi relación con el cine húngaro es escasa, pero muy productiva hasta el momento. Y constaté con el visionado que las opiniones que se emiten durante el festival de Cannes hay que tomarlas con precaución. Pues sin hallarnos ni mucho menos ante una gran película, sí que conviene reivindicar una obra muy interesante. Pese a que sus elecciones éticas y sus derivas argumentales son eminentemente irregulares, el ritmazo de la propuesta, su ejecución técnica y numerosísimas secuencias sensacionales hacen su visionado recomendable. 

Aryan Dashni (Zsombor Jéger, estupendo) es un refugiado iraní que, en compañía de su padre, intenta cruzar ilegalmente la frontera de Hungría con Serbia. Tras esquivar a la policía y ser tiroteado, adquiere misteriosamente la capacidad de levitar. El impopular doctor Gábor Stern (Merab Ninidze), médico de un campamento de refugiados, escapa con él e intenta usar su don para su propio beneficio económico, recayendo en un repunte de fe y sacando renta económica y espiritual de este milagro. Un drama de acción que pone una mirada crítica y amarga en el mundo de los refugiados y en el trato que se les da en Europa (metafóricamente, esa luna de Júpiter que da nombre al filme). Una historia que alivia esa carga de cine social con unos frescos toques de cine fantástico, de superhéroes. Una pretenciosidad evidente que habrá desesperado al crítico más anquilosado. Pero es triste que se desprecie los múltiples éxitos audiovisuales de esta arriesgada historia. Aparte de la atmosférica y envolvente música de Jed Kurzel, tensa, inquietante y densa, brilla con luz propia la fotografía de Marcell Rév, que trufa el filme con planos de seguimiento opresivos, espectaculares planos secuencia laterales y secuencias aéreas memorables. Siempre que se especula en el cine con la fe religiosa desde enfoques nada ortodoxos, se obtienen resultados jugosos. Y es una pena lo poco acostumbrados que estamos a ver productos tan explosivos fuera del abanico Hollywoodiense. Su uso de los códigos de la acción americano para un relato sucio y carente de glamour, de personajes cotidianos y hombres grises, dan un resultado no redondo pero sí necesario, dinámico, diferente. Una mezcla genérica que continua una trayectoria muy personal, pese a que Mundruczó no me convenciese con Dios blanco.

Florituras audiovisuales y exhibiciones formales aparte, es en su truculento argumento y en sus enfoques temáticos dónde el filme presenta sus elementos más cuestionables. El drama de los refugiados queda relegado a una excusa banal y morbosa para captar el interés del espectador, que se deriva a una persecución policial extendida en demasía, con comportamientos personales no debidamente sustentados, separaciones y reencuentros fortuitos que tan sólo ralentizan. Allende comportamientos de motivación ambigua y descripciones de personajes que devienen en conflictos en segundo plano carentes del peso que el drama les exigiría. Y si la atmósfera y los temas son ricos, utilizarlo todo para una caza de gato y ratón no especialmente innovadora en sus parámetros argumentales no le saca el máximo partido a las piezas del tablero. Si bien la obra se mantiene fuerte en el recuerdo, la sensación al finalizarla, tras su superlativa primera hora, es agridulce. Y no debemos dejar que nuestro juicio global se nuble por un puñado de secuencias acongojantes. Ojalá la mitad del cine comercial que consumimos a diario ostentara la calidad de esta obra irregular, que tropieza al enlazar todos sus temas y darles enjundia. 

Ambiciosa, turbia e hipnótica, Jupiter´s Moon no es un todo redondo, pero sus partes son suculentas, e iconográficamente poderosas. 

  • Título: Jupiter´s Moon/Jupiter holdja
  • Dirección: Kornél Mundruczó
  • Guión: Kornél Mundruczó, Kata Wéber
  • Actores: Zsombor Jéger, Mónika Balsai, Merab Ninindze, Györgi Cserhalmi 
  • Dirección de Fotografía: Marcell Rév
  • Música de: Jed Kurzel
  • Estreno: 17 de noviembre de 2017 
  • Duración: 123 minutos
  • Web Oficial: http://www.imdb.com/title/tt5842890/combined
  • Nota: 7,4/10

Deja un comentario