Isla de perros – Apartheid canino

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Además de medio para contar grandes historias, el cine es también una vía de expresión artística que permite crear imágenes poderosas. La estética es predominante, y algunos creadores son recordados por definir a lo largo de su obra un estilo único. Y pocos realizadores han logrado esto de manera tan marcada y fiel como el peculiar Wes Anderson, ídolo de críticos de pluma y hipsters millenials por igual. Su ya dilatada filmografía cuenta con un amplio crédito y hordas de seguidores alrededor del globo. Aún sin ser un gran aficionado de su obra y considerarle sobrevalorado, son todas buenas películas, excelentes en el apartado audiovisual. Y me fascina Moonrise Kingdom. Y pese a hacer películas muy similares desde los 90, la sensación general es que sigue perfeccionándose como cineasta. Y considerando que hace ya cuatro años de la aplaudidísima El gran hotel Budapest, su nueva obra ha llegado rodeada de altas expectativas y anticipación: Isla de perros, aventura con la que vuelve a la animación Stop-motion tras la estupenda Fantástico Sr. Fox y que se presentó en el último festival de Berlín, dónde ganó el Oso de plata al mejor director. Considerando las virtudes estéticas de aquella, no cabía sino recibir el regreso a esta técnica con los brazos abiertos. Y su material promocional auguraban una mejora a nivel estético, así como un argumento de atractiva naturaleza. Si a ello le sumamos su excelente recibimiento crítico, no dudé en situarla en la lista de prioridades, y la disfruté en una sala de cine tan pronto cómo se estrenó. Y pese a algunos problemas propios del cine de Anderson, hablamos de una notable película que superó mis expectativas. Es este un cuento un poco descompensado con personajes desdibujados y momentos nada comedidos, pero lleno de corazón, protagonistas entrañables y un acabado técnico apabullante. Una clara mejoría con respecto a los zorros, y una de sus mejores películas. 

Nos hallamos en un futuro cercano, en la ciudad japonesa ficticia de Megasaki. Aquejados por un extendido brote de gripe canino, el imponente alcalde Kobayashi firma un tratado que aprueba el destierro de todos los perros a Isla basura. Una fábula aventurera animalista vibrante y de minucioso diseño. Una narración de tinte clásico, múltiples referencias y homenajes y personalidad multicultural de elementos armónicamente maridados. Y ante todo, un honesto alegato en honor al perro, esa fiel y adorable raza animal culturalmente considerada como el mayor amigo del hombre. Lo primero que salta a la vista es el cuidado extremo con el que se han diseñado tanto los personajes como los escenarios de este mundo. Un trabajo agotador de hormigas, que recrean en miniatura espacios durante horas para que en ocasiones se aprecie durante un segundo de película, pero que ha logrado que la diégesis se sienta viva, y más amplia de lo que el encuadre nos ofrece. También es sensacional la música de Alexandre Desplat, insertando en su trabajo con acierto instrumentos y sonoridades de la cultura nipona. Elementos japoneses utilizados con admiración y respeto en busca de un claro placer contemplativo (desde el prisma de un occidental gozando con la cultura oriental), con claros guiños a Kurosawa. Pero también, y he aquí la sorpresa, un vibrante ritmo narrativo que atrapa al espectador, y una tensión palpable en sus escenas de intriga de inesperado logro. Y, aún más que en otras iteraciones de carne y hueso, está habitada en su núcleo por protagonistas definidos y diferenciados con los que nos implicamos. Su grupo principal de perros tienen momentos de lucimiento, pero la película, de desarrollo nada predecible, echa el resto en tres personajes y en sus amplios arcos narrativos: Chief (Cranston), Atari (Koyu Rankin) y Spots (Liev Schreiber). Más en concreto, el viaje del primero, y cómo el arco del último se mezcla con el de los otros dos, ofrecen una experiencia emocionalmente poderosa y satisfactoriamente concluida. Un ejercicio preciosista y creativo cuya infinidad de detalles nos desean volver a verla pausando cada plano, e incluso hacernos con alguno de los muñecos del rodaje del filme. 

Como sucede a menudo en las películas de Anderson, el fondo es sacrificado en pos de la forma, y muchas de sus situaciones y personajes se ven reducidos a caricaturas. Allí donde los canes brillan, no podemos decir lo mismo de los personajes humanos, en concreto los villanos japoneses y su cariz gatófilo reducido a apunte jocoso pero tal vez innecesario en el mensaje animalista global. La estructura en paralelo que combina escenas en la Isla Basura con escenas en Megasaki resulta perjudicial cuando recalamos en la segunda, ofreciendo escenas faltas de garra o incluso tediosas (sin embargo, en este tramo sucede una de las mejores escenas del filme, la del sushi). Y pese a acertar con dejar las intervenciones verbales de los japoneses sin traducir (escenificando de esta manera distintos lenguajes entre perro y humano, y por ende la dificultad de comunicación), las aportaciones de la traductora americana de los eventos de Kobayashi, aunque simpáticas la primera vez, terminan resultando pesadas. Y pese al vuelo que toma en su tercer acto y su espectacular conclusión, la totalidad de la película no está a la altura de su exquisita primera parte. Película bucólica y marcadamente fantástica, insertada en el terreno de la fantasía juguetona y referencial. Aquellos a los que la levedad no les impida el disfrute, encontrarán en este artesano filme de autor un torbellino de placer. 

Enternecedora, divertida y vibrante, Isla de perros es una fábula animalista un tanto disparatada, pero tan ingente es su alma como extraordinaria es su estética. Suculenta.

  • Título: Isla de Perros/Isle of dogs
  • Dirección: Wes Anderson
  • Guión: Wes Anderson, a partir de una historia de Wes Anderson, Roman Coppola, Kunichi Nomura, Jason Schwartzman
  • Actores: Voces de Bryan Cranston, Koyu Rankin, Liev Schreiber, Edward Norton, Jeff Goldblum
  • Dirección de Fotografía: Asesoría visual de Tristan Oliver
  • Música de: Alexandre Desplat
  • Estreno: 20 de abril de 2018
  • Duración: 101 minutos
  • Web Oficial: http://www.fox.es/isla-de-perros
  • Nota: 7,6/10

Deja un comentario