Hereditary – Linaje infiltrado

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Hace ya un tiempo que este redactor se ha convertido en un seguidor del buen cine de terror, y somos afortunados porque es una opinión compartida que el cine fantástico y de terror están atravesando un gran momento de forma durante los últimos años. Si nos llegan propuestas de estas temáticas con atractivo aspecto, tardamos poco en hincarles el diente. Y cada poco tiempo llega un nuevo fenómeno en estos códigos. Y el filme que nos ocupa, que se vio por vez primera en el último Sundance, ha sido todo un bombazo mediático: Hereditary, ópera prima del realizador de aplaudida videografía Ari Aster. Película que por el ruido que provocaba, y por las sensaciones que producía su campaña de promoción, captó de inmediato nuestra curiosidad. Curiosidad que medimos con cuidado, y entusiasmo que experimentamos con reservas. Ya van varios ejemplos de películas muy aplaudidas por crítica y que luego han sido evidentes bluffs y decepciones. Y las diferencias entre cine de terror comercial y de autor, y entre lo que esperan de él audiencia y prensa, han dado lugar a todo tipo de malentendidos. Y de entre el entusiasmo afloraban algunas opiniones muy críticas de parte de especialistas con mucho criterio. La visioné temprano, conforme se estrenó, despierto y alerta. Y una vez más este medio tiene que posicionarse en contra de las corrientes de opinión maniqueas de la era de Internet y optar por ubicarse en la franja de grises. Hablamos de una buena película de terror, sí, pero también ante una obra altamente sobrevalorada que presenta algunos problemas. Una película efectiva en el plano del horror, curiosa en su relato y calculada en su filmación, pero carente de personajes de peso, marcadamente inverosímil y de un exhibicionismo auto-complaciente. Con todo, un filme recomendable. 

La familia Graham, que vive en una hermosa y amplia casa en el bosque, viven días de recogimiento por la muerte de la abuela. Annie Graham (entregada Toni Collette), galerista que hace miniaturas de los escenarios y personajes de su rutina, tiene una relación complicada con su desconcertante hija Charlie (la físicamente magnética Milly Saphiro) que se acrecienta tras la desaparición de la abuela. Presencias sobrenaturales les rodean, una presencia les perturba, y un mal pretérito que parece asolar a la familia desde hace tiempo aflora con fuerza. Película de casas grandes, fantasmas, invocaciones y maleficios, y relato familiar de turbia y densa atmósfera. Largometraje sensorialmente potente que, pese a sugerir una primera mitad de thriller psicológico, abraza sin complejos una naturaleza genérica más antigua y gótica, cuasi hortera, que refrescan sobremanera el desenlace. Destacan sobre el resto la hermosa y calculada realización de Aster, abundante en travellings laterales, así como el sibilino diseño sonoro y banda sonora de Stetson, que seducen e incomodan. Y Toni Collette, en el centro del relato, hace un gran trabajo con su madre protagonista de traumático pasado y pesado legado. Byrne está desaprovechado, pero siempre hace su oficio con innegable destreza. En definitiva, una habilidad para utilizar los resortes del terror y para aunar el buen trabajo de cada departamento que sorprende que sea el resultado de la capitanía de un joven debutante. El tejido narrativo está bien entrelazado, y agrada desenmadejar el ovillo y que todo acabe casando. 

Allí donde el personaje de Collette brilla, no así el resto, quedándose las interacciones familiares en un estado muy frío y superficial. Y si bien Collette se luce, en ocasiones es a costa de que el filme se pause para darle ocasión de desatarse en su histrionismo dramático. Y pese a su condición confesa de relato fantástico, hay momentos inexcusablemente inverosímiles. Pues el filme es bueno, no lo negamos, pero se siente más logrado de lo que realmente está, y pasea sus virtudes cual altanero pavo real. Y estas ínfulas, en una película primeriza de un género resabiado y más rico de lo que tanta gente piensa, nunca serán bienvenidas desde esta web. 

Desasosegante, osada y recargada, Hereditary es un ejercicio de estilo con flaquezas narrativas y un poco de soberbia, pero un acabado formal y unos resortes que bien logran un visionado disfrutable. 

  • Título: Hereditary
  • Dirección: Ari Aster
  • Guión: Ari Aster
  • Actores: Toni Collette, Gabriel Byrne, Milly Saphiro, Alex Wolff, Ann Dowd
  • Dirección de Fotografía: Pawel Pogorzelski
  • Música de: Colin Stetson
  • Estreno: 22 de junio de 2018
  • Duración: 126 minutos
  • Web Oficial: https://www.deaplaneta.com/es/hereditary
  • Nota: 7,4/10

Deja un comentario