Hacia la luz – Invidentes en busca del atardecer

En 2017, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Igual que el otro día inauguraba mi relación con Wanda Visión, el martes 14 de noviembre fue el turno de hacer lo propio con Bteam Pictures. La elegida, de la que pude disfutar en los Cines Paz, fue la nipona Hacia la luz, drama romántico dirigido por Naomi Kawase que compitió en Cannes y también pudo verse en la Seminci. Pese a haber visionado sólo una película de la filmografía de esta vaca sagrada de la crítica, activa desde hace más de una década, y a no haber disfrutado en exceso de la misma (Aguas tranquilas), los motivos para estar interesado en ver la presente película eran evidentes. Para bien o para mal, las películas de la Sección Oficial de Cannes, sean o no redondas, pocas veces defraudan. Si bien la crítica no había recibido hasta el momento el nuevo trabajo de la autora con entusiasmo, cabía esperar de ello una ejecución fílmica competente y llena de jugosas ideas visuales y temáticas. Por lo que madrugué y fue puntual en mi encuentro con esta realizadora, deseoso de ser seducido como ya llevan estando tantos desde hace tiempo. Y pude apreciar objetivamente su ambición temática, delicadeza y sentimiento. Pero el hechizo tendrá que esperar. Poco revolucionaria o estética en el plano audiovisual, hermoso y sustentado en su texto pero decepcionante a un nivel puramente artístico. Y si su argumento presentaba varias capas textuales de reflexión, no pude conectar con el drama de sus personajes, con exceso de azúcar. Pese a ello, una película apreciable con suficientes elementos para no ser desdeñada. 

Misako (Ayami Misaki, delicada y sentida) es una mujer joven que trabaja en la audiodescripción de películas para invidentes, lo que le permite dar rienda suelta a su pasión por describir el mundo que le rodea. En una de las proyecciones de aprobación conoce a Masaya (un misterioso Masatoshi Nagase) un fotógrafo que está perdiendo irremisiblemente la vista. Entre hombre que pierde esa luz que persigue en su recuerdo, al atardecer, y esta joven que la busca ansiadamente, se desarrollará un intenso romance. Un detallado acercamiento al inexplorado mundo del cine para invidentes, y una personal reflexión sobre el séptimo arte en clave poética. Una fábula íntima sobre el recuerdo, las emociones y el poder de las imágenes, y la búsqueda metafórica y literal de la luz que cesa. Destaca sobremanera la bella música a piano de Ibrahim Maalouf, tan insistente como, en su tercer acto, efectiva a nivel emocional. El trabajo interpretativo de sus actores es harto eficiente, y la retroalimentación entre los distintos niveles del relato (presente, ensoñación, flashback) no carece ni mucho menos de considerable interés. La atmósfera vaporosa, Debussiana, onírica del relato, con continuas conexiones con la naturaleza, son no sólo genuinas sino tan agradables para los aficionados como sugerentes para el espectador casual. La estructura del relato, cuyo misterio se desentraña paulatinamente y abandona la audiodescripción en general para derivar a un caso particular. Una película que precisa paciencia y un estado de ánimo muy concreto, pero en las condiciones adecuadas se saborea con gusto. 

Las ambiciones estilísticas son evidentes y sin duda estimables, pero sus intenciones temáticas quedan a medio camino a la hora de concretar su ambición. El filme es hermoso, pero también pesado y, cuando no frío, harto cursi. El ritmo lento debería verse acompañada de una factura audiovisual más lograda, y para disfrutar plenamente del drama deberíamos ser capaces de empatizar más con unos personajes que siempre quedan distantes. En tanto que el mundo de la audiodescripción ha sido pocas veces tratado en la gran pantalla, que esto quede abandonado tras una interesante introducción para decantarse por divagar por un romance que sólo toma altura en su conclusión sabe como una amarga oportunidad perdida. Y si en general la sensación es de elegancia y buen gusto lírico, no encontramos en solitario momentos de la fuerza expresiva de unas pocas secuencias de Aguas tranquillas. En suma, una película que decepciona a los críticos y no fascinará a los espectadores de a pie. 

Sensible, meta-reflexiva y lírica, la empalagosa Hacia la luz no es una película transformadora, pero es cine hermoso, rico en texturas de imagen e introspectivo desde su conexión con la naturaleza. 

  • Título: Hacia la luz/Hikari
  • Dirección: Naomi Kawase
  • Guión: Naomi Kawase
  • Actores: Masatoshi Nagase, Ayami Misaki, Tatsuya Fuji, Kazuko Shirakawa 
  • Dirección de Fotografía: Arata Dodo
  • Música de: Ibrahim Maalouf
  • Estreno: 17 de Octubre de 2017
  • Duración: 101 minutos
  • Web Oficial: http://www.imdb.com/title/tt6165792/combined
  • Nota: 7,0/10

Deja un comentario