Estiu 1993 – Criatura descarriada

En 2017, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Una vez de vuelta en el país español pude por fin ir al cine a disfrutar de una de las revelaciones del cine patrio de este curso, que lleva meses en cartelera: la ópera prima de la catalana Carla Simón Estiu 1993, comedia dramática elegida para representar a España en los Óscar, galardonada con la Espiga de oro en el último Festival de Cine español de Málaga y mejor ópera prima y Gran Premio del Jurado Internacional de la sección Generation Kplus en la Berlinale. Las críticas positivas proliferaban, y el poco cine patrio visionado en este curso me incitaba a no dejar pasar las pocas obras destacadas por público y medios. Evidentemente, no se proyectaba en Londres, pero cuando volví seguía estando en salas, por lo que pude hacer mi placentera visita a la sala de cine. El argumento y el género no me seducía a priori, pero eran demasiadas recomendaciones como para desoírlas. Y al abandonar la sala sonreía por haber sido sorprendido, ya que la película no era exactamente lo que esperaba de ella, pero aún tras una leve decepción agradecí haber visto este logrado filme. Jamás fui hechizado por este filme, cuyas características genéricas se mueven en aguas familiares del costumbrismo de nuestros días, pero pocas veces ha sido hecho con tanta destreza en nuestro país. Y el hecho de que sea una debutante la que lo ha logrado es aún más sorprendente. La carrera de Simón se presenta prometedora, y espero que la industria tome nota de esta producción como ejemplo del tipo de cine que debemos seguir haciendo dentro de nuestras fronteras. 

Estiu 1993

Frida (una extraordinaria Laia Artigas) es un niña de 6 años que acaba de perder a su madre, víctima de una enfermedad de la que nada sabe y de la que nada le cuentan. Habiendo perdido hace tiempo a su padre, queda huérfana, por deseo explícito reflejado en el testamento de sus padres abandona Barcelona y se instala en la casa que tienen en el campo sus tíos, padres de la jovencísima Anna (Paula Robles). Será un verano complicado para Frida, inmersa en un conflicto con los demás y con ella misma de pérdida, dolor y no sentirse querida. Costumbrismo que consigue recrear con precisión fotográfica el año 93. Comedia vitalista cargado de drama social de verdad y cercanía. Un retrato acertado y pequeño de las dinámicas internas de las familias, y de las dificultades de criar y amar a niños propios o ajenos. Un sobrio ejercicio de dirección de niños de una asombrosa destreza. Un guión que pone la mirada en las dos niñas y su comportamiento y que se detiene en los detalles que hagan sus escenarios creíbles, y que estructura la información de manera que el espectador comprende todo sin que se lo digan de manera literal. Costumbrismo carente de pretensiones formales en su ejecución audiovisual, pero cargado de verdad y exento de impostura. Relato tranquilo en el que siempre se dilucida la tragedia, y cuya explosión en conflicto dramático siempre está a un escalón de producirse. Cine sin alardes ni momentos de impacto o revelación, pero de matices y construcción calculada, de fresca mirada al mundo rural catalán y a las familias afectada por la droga y la enfermedad. Y en suma, un retrato incisivo de las consecuencias de una génesis tumultuosa y errática en la formación de la personalidad del vástago, simiente de esa unión. 

Todo aquel que encare esta película con expectativas por las nubes se verá defraudado, pues es una película que si bien nunca irrumpe en momentos de caída del interés o de desidia en el devenir argumental o en la construcción de la diégesis, sus elementos no conducen a una fascinación fílmica. Si acaso, a una admiración cultural, sociológica. El argumento es familiar, y sus decisiones de representación audiovisual no ofrecen novedades que la cinefilia no conozcamos, más habituales en otras cinematografías. La mejor noticia relacionada con esta película es su nacionalidad. No es común, tristemente, encontrar en nuestra cinematografía propuestas tan sensibles y modestas a la par que compactas y maduras en su mirada y desempeño. Esperemos que a partir de aquí se abra una nueva vía.

Fidedigna, natural y bien dirigida, Estiu 1993 es una de las mejores propuestas nacionales de 2017, y un inmejorable ejemplo de dirección de niños actores bien hecha, pero no supone ninguna revolución en sí misma. 

  • Título: Verano 1993/Estiu 1993
  • Dirección: Carla Simón  
  • Guión: Carla Simón
  • Actores: Laia Artigas, Paula Robles, David Verdaguer
  • Dirección de Fotografía: Santiago Racaj
  • Música de: Alfonso González Aguilar
  • Estreno: 30 de junio de 2017 
  • Duración: 96 minutos
  • Web Oficial: http://www.avalon.me/distribucion/catalogo/verano-1993
  • Nota: 7,3/10

Deja un comentario