El faro – Demencia y virilidad

En 2020, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Seguimos recuperando estrenos recientes de meses pasados que no había tenido ocasión de analizar en la web hasta el momento. Hasta que no acabe el estado de alerta y se abran de nuevo las salas, no me quedará otra alternativa. Hay películas fundamentales que hay que tratar, y de la producción de la entrada de hoy era necesario hacerse eco. Todo un fenómeno entre la cinefilia mucho más ignorado por el público general. Mi intención inicial era sacarla a colación en mi análisis general del último Festival de San Sebastián. Pero siendo realistas, esta se va a demorar aún algunos meses, momento en el cual habrá perdido mucha relevancia, de modo que me decanto por ofrecerla una cobertura individual, más extendida. Hablo de la sensación del cine de autor del 2019 El faro, segunda película de Robert Eggers después de la muy aplaudida La bruja. La película que, por sus características genéricas, más festivales recorrió durante el curso pasado. Pero dónde más resaltó fue en Cannes, presentada en la Quincena y elevada a los altares casi como si de una obra maestra se tratase. Reconozco que no soy un gran entusiasta de su ópera prima, pero visto su material promocional y su talento implicado era innegable que se trata de una película, a priori, extremadamente atractiva. Pude visionarla en las mejores condiciones, en una sala abarrotada de cinéfilos expectantes. Y habiendo pasado el tiempo suficiente para reposarla, sí que recomiendo la que es sin duda una buena película, pero ni mucho menos una obra maestra. Un viaje sensorial de excelsa puesta en escena pero trasfondo pobre y estirado. 

Nueva Inglaterra, año 1890. En una isla remota y diminuta, un marinero veterano y otro más joven desembarcan para afrontar su turno de vigilancia del faro, que durará semanas. Pero debido a las complicaciones meteorológicas, el relevo se retrasa, desatando una feroz competición entre ellos. Dos hombre encerrados en una isla, rodeados de viento, lluvia, mugre y gaviotas. Un purgatorio provisional de fin indefinido ausente de mujeres, con esa mágica luz del faro como fin al que aspirar y virilidad en colisión, en perpetua necesidad de ser reafirmada. Drama psicológica con el lenguaje y tono adecuado para ser considerado cine de terror. Una película desasosegante y ambigua, lo suficientemente abstracta para dar lugar a variadas lecturas. Relato que difumina la barrera entre sueño y realidad, imaginación y hechos, pesadilla y rutina. Un cara a cara lleno de simbología sexual, con dos varones luchando por sobreponer su masculinidad y deseo sobre el del otro, que guarda con él una conexión indefinida. Grandes interpretaciones de la pareja protagonista, en particular un Dafoe antológico. Pero lo que ha logrado que la película triunfe de tal manera es su sublime acabado audiovisual. Presentada en blanco y negro y en formato 4:3, es un deleite para los ojos, con un gran trabajo de encuadre, diseño sonoro y dirección artística. Película pequeña que compensa cualquier carencia con creatividad, pasión y atención al detalle, presente en el rigor histórico del acento, la jerga de los marineros y el diseño del claustrofóbico espacio que pueblan. 

Si bien las características e intenciones de la propuesta son diferentes y seductoras, quedan todas presentadas y prácticamente desarrolladas antes de la primera hora de metraje. A partir de entonces, más allá de la escalada hacia el histérico delirio estresante es todo reiteración de situaciones en un metraje excesivo. Que el exceso sea tu apuesta no va reñido con saber canalizarlo, pues en su frondoso caudal de demencia van incluidas múltiples tontunas, irritación gratuita, esperando que el prestigioso envoltorio audiovisual las legitime. Es imposible pensar que esta película, obra soberbia que se tiene a sí misma en muy alta estima a sí misma, no tendría razón de ser despojada de su dispositivo. No debemos dejar que una bella fachada nos oculte el trazo grueso. 

Agónica, cargada y alegórica, El faro es una propuesta extrema que sólo deleitará a espectadores valientes, pero queda lejos de ser la gran película que ella se cree. 

  • Título: El faro/The lighthouse
  • Dirección: Robert Eggers
  • Guión: Robert Eggers y Max Eggers
  • Actores: Robert Pattinson, Willem Dafoe
  • Dirección de Fotografía: Jarin Blaschke
  • Música: Mark Korven 
  • Estreno: 10 de enero de 2020
  • Duración: 110 minutos
  • Web Oficial: https://www.universalpictures.es/micro/el-faro
  • Nota: 7,4/10

Deja un comentario