Bienvenidos a Marwen – Demiurgo como terapia

En 2019, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

No hay mayor fuente de fantasía y maravillas que la imaginación humana, ni mayor dispensador de relatos poderosos que la propia vida real. Estas dan pie a innumerables películas, e incluso iteraciones en diferentes producciones. Y en ocasiones, esta abundancia de interpretaciones se producen sin necesidad de que pase mucho tiempo desde el suceso recreado. Hoy venimos a hablar de una de las más peculiares de ellas, una película que finalmente fue olvidada en la temporada de premios pese al nombre y talento del equipo implicado. Es Bienvenidos a Marwen, que recrea una historia ya narrada en el documental Marwencol y dirigido por el siempre atractivo director Robert Zemeckis. Protagonizada, a su vez, por uno de los actores más prolíficos del momento y por el que tengo una debilidad especial: Steve Carell. El filme recibió una acogida tibia por parte de los medios, y se estrenó por la puerta de atrás. Sin embargo, tanto la trama como el material promocional y el juego de texturas visuales me hacía sospechar que el filme no me defraudaría. No dudé en visionarlo en salas tan pronto como se estrenó. Y haré uso de esta modesta ventana para procurar revertir esta injusta tendencia de negatividad crítica, pues hablamos de uno de los estrenos más infravalorados del trimestre y de una película, pese a sus problemas, harto interesante y lograda. Una película visualmente rica y llena de corazón, aquejada de desvaríos tonales y desajustes de azúcar pero cargada de encanto y sabiduría cinematográfica. 

El introvertido, amable y tranquilo Mark Hogancamp (estupendo Steve Carell) sufrió una devastadora paliza por parte de un grupo de pendencieros por su filia de vestir con tacones, quedando tras esta amnésico. Para construir recuerdos y armar a su alrededor un imaginario en el que poder pasar el tiempo y sentirse acompañado, recreará en miniatura la ciudad holandesa imaginaria de Marwen, asediada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Los relatos de este universo ficticio estarán poblados por las mujeres de su vida cotidiana, recreadas con muñecas, que ayudarán al Héroe Hogie, versión de él mismo a pequeña escala. Una película que juega con la imagen real y con la puesta en escena, mediante animación 3-d de captura de movimiento al estilo de Polar Express o Beowulf (preservando las texturas de plástico de una barbie o un madelman), para recrear las fotografías que Hogancamp toma de sus juguetes y las aventuras que diseña en su cabeza. Esta dualidad de texturas y de diégesis enriquece enormemente la película, con secuencias de acción entre muñecos muy logradas. Steve Carell hace un gran trabajo, cargando con el peso dramático del filme a sus espaldas. Y aún sin ser nada extraordinario, fluye como el agua la realización de Zemeckis, que muestra de nuevo sus tablas como realizador con un estilo clásico que funciona como preclara narrativa visual. La vinculación emocional con el drama y el viaje de Mark, y el espíritu aventurero de esta ficción que se diluye en la gris realidad del héroe en busca de redención y superación logran que el espectador disfrute de una película muy agradable. 

Esa melifluosidad y apuesta por la sensiblería extrema, sobre todo en una última parte donde suelta el freno en ese sentido, se aleja de los dogmas de estilo del cine de hoy. Este alejamiento de modas y tendencias hace que esta dulzura que antaño se aceptaba ahora, en estos tiempos nihilistas, chirríe y sea denostada. Esa variación de tonos, pasando de drama a comedia, toques picantones y violencia desatada provoca situaciones extrañas, con secuencias que dejan al espectador frío, sin saber qué sensaciones experimentar. Las secuencias animadas tienen mucha más fuerza e interés que las de imagen real, lánguidas en ocasiones. Y si bien el protagonista brilla, los secundarios quedan acartonados. Defectos que provocan que tengamos una buena película en lugar de una notable, pero que no pueden hacer sombra a sus virtudes. 

Melancólica, esperanzadora y delicada, Bienvenidos a Marwen es una propuesta trasnochada en su estilo pero con encomiables intenciones e innegable buen hacer. 

  • Título: Bienvenidos a Marwen/Welcome to Marwen
  • Dirección: Robert Zemeckis
  • Guión: Caroline Thompson y Robert Zemeckis, basado en hechos reales
  • Actores: Steve Carell, Leslie Mann, Janelle Monáe, Diane Kruger, Eiza González
  • Dirección de Fotografía: C. Kim Miles
  • Música: Alan Silvestri
  • Estreno: 01 de marzo de 2019
  • Duración: 116 minutos
  • Web Oficial: https://www.universalpictures.es/micro/bienvenidos-a-marwen
  • Nota: 6,8/10

Deja un comentario