Astérix: El secreto de la poción mágica – Espectáculo druídico

En 2018, Cine, Críticas por Néstor JuezDeja un comentario

Pocas cosas han producido mayor placer y han brindado más felicidad y plenitud a este redactor que leer los cómics de Astérix. Le debo el 75% de mi vocabulario y cultura a esta serie de cómics, posiblemente la mejor de la Historia, y he releído una y otra vez cada número. Pese a que parece evidente que la mayoría de la magia de la saga murió con Goscinny hace cuarenta años, sigo asomándome a las nuevas entregas. Del mismo modo, procuro estar al día de sus dispares andanzas en la gran pantalla. Con la excepción de la tontuna pero divertida Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, sus aventuras con actores de carne y hueso han sido realmente nefastas. No así sus películas de animación, dónde encontramos algunos proyectos atractivos. La mejor película sigue siendo la ya mítica Las 12 pruebas de Astérix, pero en 2014 recibimos una grata sorpresa en la forma de la harto disfrutable Astérix: la residencia de los dioses. Por su éxito es por lo que esperábamos con intriga la película de la que hoy veníamos a hablaros: Astérix: El secreto de la poción mágica, decimocuarta película de los héroes galos realizada por el mismo equipo creativo de la predecesora y a partir, en esta ocasión, de un guión original (si bien toma situaciones y personajes de su punto de partida de Astérix y los godos, tercer álbum de la serie). La curiosidad era evidente, y siempre estamos abiertos a que nos deleiten nuevas producciones de calidad en la animación europea, un campo de batalla tristemente vacío. El filme llegará a nuestras pantallas en la primera semana de enero, pero Vértice nos dio la oportunidad de descubrirla en un pase temprano. Bien es cierto que no somos la audiencia idónea de este tipo de filmes, y que mi asterixfilia podría nublar mi juicio, pero acudimos a la proyección serenos, despiertos y con la conciencia viva y despejada. Y si bien encontramos un filme decente, quizás una de las mejores de los héroes bigotudos, pero decepcionante en tanto que no está a la altura de La residencia de los dioses. Las virtudes de aquella se mantienen y la factura técnica es encomiable, pero el guión es irregular, deviene apretado y presenta algunos personajes burdos. 

Tras una aciaga mañana, Panoramix se cae de un árbol mientras recoge muérdago y se tuerce el tobillo. Por ello, acompañado de Astérix y Obélix, se trasladará por toda la Galia para encontrar un druida sucesor al que confesarle la receta secreta de la poción mágica. Ocasión de incertidumbre y cambio que Malefix, solitario druida y antiguo compañero de Panoramix, aprovechará para intentar hacerse con el secreto de la poción para sus aviesos fines y acabar con la irreductibilidad de la aldea. Una aventura rauda y enérgica, que capta a la perfección el humor físico y mamporrero de los galos y las interacciones entre ellos y con los romanos. Una película que usa con acierto la iconografía de la saga y que fluye con ritmo para contar una historia sin que decaiga nuestro interés y entreteniéndonos con logrados gags, slapstick, ingenuidad y espectáculo de magia druida. Una película excelentemente animada, y que se introduce en un universo que mantiene sus señas de identidad al que insufla épica, desenfreno y malabarismo físicos con personajes y elementos del escenario. Una buena manera de acercar Astérix a las generaciones más jóvenes. 

Cómo sucede en tantos filmes de animación para niños, la película cae en el triste error de atarse a convencionales y predecibles estructuras narrativas. Una común y desgastada es la del clímax desatado del tercer acto, que toda nueva película se ve forzada a rizar por lo trillado que se encuentra. Ni esta loca batalla final, ni su plano, demoníaco e innecesario villano aportan elementos de interés al filme, y desentonan por completo con el espíritu del personaje. Justo por asemejarse al resto de películas de gran público de animación la película decae tras una estupenda primera parte. Olvidable en última instancia, una película que no enriquece el imaginario con un argumento malogrado. 

Divertida, vibrante y excesiva, Astérix: El secreto de la poción mágica es un pasatiempo mas que solvente y una digna aventura de nuestros galos que incurre en los fallos mas garrafales del cine comercial para críos del hoy. 

  • Título: Astérix: El secreto de la poción mágica/Astérix: Le secret de la potion magique 
  • Dirección: Alexandre Astier y Louis Clichy
  • Guión: Alexandre Astier, basado en situaciones y personajes de los cómics de René Goscinny y Albert Uderzo
  • Actores: Voces de Christian Clavier, Guillaume Briat, Alex Lutz, Alexandre Astier, Elie Semoun
  • Dirección de Fotografía: David Dulac
  • Música de: Philippe Rombi
  • Estreno: 11 de enero de 2019
  • Duración: 86 minutos
  • Web Oficial: http://www.vertice360.com/asterix-el-secreto-de-la-pocion-magica-estreno-el-11-de-enero/
  • Nota: 6,0/10

Deja un comentario