62º SEMINCI. Día 2: Infidelidades, justiciera animalista y niñas traumatizadas

En 2017, Eventos, Festivales y Muestras, SEMINCI por Néstor JuezDeja un comentario

Tras un número irrisorio de horas de sueño y un día de no tantas películas y calidad media un poco decepcionante, la jornada del domingo 22 de octubre fue más intensa pero muy gratificante y sorpresiva en cuanto a obras descubiertas. Curiosamente la película que más esperaba fue la más decepcionante del día, pero disfruté sobremanera de propuestas de las que nada esperaba, descubriendo en el proceso interesantes voces creadoras. Fue el día de adentrarse de pleno en la Sección oficial, y de visitar por vez primera la sede principal de este certamen, sacando momentos para sabrosos cafés, completos menús y fascinaciones ante vastos pisos. Un recorrido por algunas de las mejores ofertas del último cine europeo, y en suma un día refrescante en temáticas y narrativas audiovisuales. 

El incidente del Nile HiltonA las 09:00 asistí por vez primera al teatro Calderón para ver un pase general de una película de la Sección oficial. Estuvo precedido por el cómico corto irlandés Wave, dirigido por Benjamin Cleary y el protagonista Tj O´grady Peyton, sobre un muchacho que tras un coma despierta sin poder entender inglés y comunicándose con un dialecto desconocido del que es el único parlante. Original, dinámico y divertido, pero malogrado por un desarrollo populista y melifluo. 7,1/10. Y después vimos la película sueca ambientada en Egipto El incidente del Nile Hilton/The Nile Hilton incident, galardonado con el premio a Mejor Película Internacional en el último festival de Sundance (y, pasada la semana, galardonada aquí con los Premios a Mejor Película, Mejor director y Mejor Guión).  El detective Noredin recibe el encargo de investigar el asesinato de una cantante famosa en el Hotel Nile Hilton, con una limpiadora de color cómo única testigo. La investigación le llevará a un poderoso empresario inmobiliario y diputado que se sabe intocable, amparado por una policía corrupta que le forzará a enterrar el caso, mientras en las calles se prepara la revolución popular del 2011. Cine detectivesco, de asesinato e investigación policial, que indaga sin prejuicios en las ciénagas del sistema, enseñando el proceder mezquino de las fuerza del estado y su debilidad por el enriquecimiento y el apoltrone. Una película muy lucida y vistosa, trepidante y vigorosa pese a su pausado ritmo, y realizada con solvencia y elegancia, recurriendo a potentes melodías y secuencias de acción compactas. Pese a moverse presa de las plantillas de género, no justificar el cambio hacia la rectitud de su protagonista e insertar el contexto político de manera desaprovechada, es un thriller muy noble e incisivo. 7,2/10

La fiesta - Sally Potter

A las 12:00, también en el Calderón, proseguimos con los pases de Sección Oficial. Primero, con el cortometraje catalán Los desherados, de Laura Ferrés, sobre un maduro conductor de autobús en horas bajas de su negocio, que no es sino el padre de la directora. Protagonizado por actores no profesionales que se interpretan a ellos mismos, es un corto excelente, tierno, divertido y poético, filmado con hermosos encuadres y editado con un ritmo orgánico, y una verdad que emociona. 7,9/10. Y siguió con la comedia negra en blanco y negro La fiesta/The party, dirigida por Sally Potter y muy aplaudida tras su estreno en la Sección oficial en el último Festival de Berlín. Janet (Kristin Scott Thomas) ha logrado ser nombrada ministra de sanidad, y para celebrarlo ella y su marido Bill (Timothy Spall) organizan en su hogar una fiesta con unos amigos (Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Cillian Murphy, la pareja homosexual interpretada por Cherry Jones y Emily Mortimer). Pero todo se torcerá cuando Bill comunique una mala noticia, y conforme se vayan descubriendo secretos de cada uno de ellos la tensión creciente conducirán la ceremonia al desastre. Un esquema ya conocido de personajes encerrados en una casa descuartizándose verbalmente, de estilo teatral, narrado en tiempo real. En esencia, un ataque a las hipocresías de la burguesía británica con mala leche y ácido humor cargado de subtexto que abarca mucho terreno en 70 minutos, fluyendo el relato con brío en un montaje trepidante en el que el ritmo no cesa y la carcajada está siempre presente.El gran activo, más allá de su fotografía, es su reparto en estado de gracia. Maldad hilarante, y críticas no tan veladas a las relaciones amorosas, la institución matrimonial o la maternidad, entre personas de mismo o diferente sexo. Una película entretenidísima y extenuante pero fácil de seguir, que si acaso peca de perder verosimilitud por su explosividad y hieratismo, y por forzar demasiado el enredo con las infidelidades cruzadas en su tramo final. Con todo, una película excelente. 7,6/10

Min börda

Tras dos horas para comer, conversar en sobremesa, divagar y pasear a las 16:30 fue el turno de volver al Teatro Carrión para un pase de prensa de otra película de la Sección oficial. Vino acompañado del corto de animación stop-motion sueco La carga/Min börda de Niki Lindroth Von Bar, premiado en el Festival de animación de Annecy como mejor cortometraje, una extravagancia divertida y radical en la novedad de su planteamiento narrativo, pues se trata de un musical depresivo de animales antropomorfos en una ciudad satélite que mezcla bailes con reflexiones nihilistas. Cuento apocalíptico que no se sabe a dónde va, pero cuyo exotismo es bienvenido. 7,4/10. Y al poco saboreamos la polaca Los pájaros cantan en Kigali/Ptaki spiewaja w Kigali de Joanna y Krysztof  Krauze, premiada a mejor actriz para ambas Jowita Budnik y Eliane Umuhire en el festival de Karlovy Vary. En la Ruanda de los 90, la ornitóloga Anna salva la vida de la niña Tutsi Claudine, hija de su compañero de estudio, quién rescata  del exterminio de sus padres y semejantes en una caja de huesos de buitre y se lleva a Polonia, dónde la cría.  Pero el dolor de ese pasado impedirá a ambas vivir una existencia en paz, asoladas por las normativas de refugiados, y no podrán redimirse con la herida hasta que vuelvan a Ruanda años después. Cine fotorrealista, semi-documental, que aúna retrato social de estremecedora temática y demoledor pero contenido realismo con un interesantísimo trabajo fotográfico elocuente y simbólico que mezcla con acierto texturas y mezcla relato humano con planos de buitres y animales con inesperado diálogo especular (los encuadres siempre huyen de lo convencional). El filme pide paciencia, en tanto largo y lento para lo que narra, pero si se dirige la mirada con silencio y respeto y se analiza con mirada abierta sus pausas, momentos de recogimiento y escenas de eficacia documental o dramática, la sensación sensorial es de densa plenitud. Una extraordinaria sorpresa. 7,5/10

SpoorA las 19:30, siguiendo en el Carrión, con  retraso por una  rueda de prensa con los directores polacos del filme previo, continuamos con la Sección Oficial con una proyección del drama de asesinatos El rastro/Spoor, nuevo filme de la veterana realizadora polaca Agnieszka Holland que recibió el premio Alfred Bauer en el último festival de Berlín. Janina Duszejko (Agnieszka Mandat-Grabka, estupenda y, a la postre, premiada Ex-aequo con el galardón a Mejor Actriz) es una anciana que vive con sus perros en una cabaña en un bosque asolada de continuo por temporadas de caza, que reúne a brutos vecinos del pueblo cuyas actividades denuncia a las autoridades sin respuesta. Presa de una animalismo intenso que le brinda un aura de anciana demente del pueblo, presenciará de cerca una serie de misteriosos asesinatos de furtivos, los cuáles sospecha que son firma de la vengativa comunidad de animales salvajes. Una película que aúna misterio con comedia y, en  definitiva, insistente alegato contra el maltrato animal, siempre necesario. Un relato de hermosos paisajes agrestes poblado por hermosas criaturas y pocos, pero entrañables personajes. A unas buenas interpretaciones y una premisa poderosa se suma un acabado formal elegante y lucido, que se beneficia de una cierta envergadura de producción. Pero en el desarrollo del relato a lo largo del extenso metraje se pierde, paulatinamente y sin remedio, el interés. La comedia, muy presente, no funciona. Los romances, apenas meros apuntes. Las interacciones de grupo, endebles. Los flashbacks, innecesarios. Y la resolución del misterio, sorprendente dentro de lo razonable, se concluye con un frenesí y apresuramiento que le resta credibilidad. El discurso animalista, si bien fuerte, cansa por panfletario, repetitivo y burdo en su manipulación emocional. Una película que no puede ser ignorada por sus numerosas virtudes, pero una oportunidad perdida a todos los niveles. La gran decepción de este festival, pese a la presencia cierva. 6,5/10

Une nuiteY A las 22:00, asistiendo por vez primera al Teatro Zorrilla, tocó el turno de una proyección de la sección Punto de encuentro. De primero, el cortometraje francés Una noche/Une nuite, dirigido por un Lucien Burckel de Tell formado en la ECAM. Una narración sencilla, que muestra a una joven española recién llegada a París que vaga en la noche teniendo sexo con varios hombres, sin placer ni un claro porqué. El corto capta con matices una situación líquida del ahora, el vagar del joven europeo y el ambiente de mi generación, pero se queda en la anécdota y no ofrece más elementos para saborear. 6,0/10.  Le siguió la checoslovaca  Spina/Asco, debut en el largo de la también actriz Tereza Nvotová, presente en la proyección, que compitió en el festival de cine de Rotterdam (y, justamente, galardonada al siguiente sábado como mejor película de su sección).  Lena (una Dominika Morávková extraordinaria) es una chica de 17 años que vive en Eslovaquia con su madre y su hermano, con problemas de movilidad. Entrando en la madurez sexual con su amiga Rozá, no pueden evitar sentir un gran interés por el sexo. Pero todo cambiará el día que su profesor de matemáticas la viole en su cuarto, mientras le daba una clase privada. Traumada y psicológicamente destruida, sin capacidad de hablar, Lena entrará en una etapa de cotidianidad tortuosa, con días de pérdida de ganas de vivir, estancia en orfanato y terapias fútiles. Un drama durísimo de peligro en los lugares más seguros, con excelentes interpretaciones juveniles y una dirección cruda y sensible de una maestría sorprendente para una novata tan joven. Una película puñetazo, sin treguas emocionales, real y estremecedora, abierta pese a todo a la esperanza. Pese a centrarse en un hecho de apenas unos minutos, el relato se extiende a la hora y media sin problemas de ritmo, con organicidad e indagando en el rumbo personal de Lena y su entorno con pausa y buena letra entrando lo justo en terrenos escabrosos, recreando con riqueza el ambiente del manicomio juvenil y brindando secuencias de escapismo sensorial muy efectivos. Película sencilla, sin grandes pretensiones argumentales, pero poderosa en su ejecución. Cinta muy recomendable, sobre todo al espectador con agallas y coraza emocional. Película, además, de necesaria mirada femenina. 7,4/10 

Resumiendo, un día completo y jugoso, que a falta de un tercer día con una sola proyección me hace cogerle el gusto a la Seminci y desear volver en años próximos para cubrirla en su totalidad. Mañana cubriremos nuestro último día en esta ciudad. 

Deja un comentario